20
Lun, Ago

Los delfines pueden explicar por qué llega la menopausia

Ciencia y tecnología
Typography

Solo los humanos, las ballenas y las orcas sufren este misterioso proceso biológico

Acapulco Gro., 19 de julio del 2018(ABC) La menopausia es un proceso biológico bastante extraño. Solo tres especies de mamíferos la experimentan: los humanos, las orcas y las ballenas piloto. Llegado un momento, las hembras son incapaces de tener descendencia y, sin embargo, sus vidas se prolongan durante mucho más tiempo. ¿Por qué sucede? ¿Qué sentido tiene desde un punto de vista evolutivo? Un nuevo estudio de la Universidad de Georgetown en Washington (EE.UU.) cree que otro cetáceo cercanamente relacionado, el delfín mular, puede darnos algunas claves.

Los delfines mulares cuidan a sus crías más tiempo que la mayoría de los mamíferos, a veces más de ocho años si son las últimas que dan a luz, un período muy largo comparado con los diez meses durante los cuales una vaca amamanta a su ternero. Caitlin Karniski y sus colegas revisaron más de 34 años de observaciones de 229 hembras de delfín y sus 562 crías que viven frente a la costa de Monkey Mia, en el oeste de Australia. Las hembras generalmente tenían su primera cría a los 11 años, y luego daban a luz a intervalos cada vez mayores hasta su último nacimiento registrado, por lo general a los 40 años. Estos delfines suelen vivir cinco o diez años más.

Los investigadores se dieron cuenta de que las crías nacidas de madres mayores tenían más probabilidades de morir antes de los 3 años que las nacidos de madres más jóvenes. El intervalo entre nacimientos también aumentó a medida que las hembras envejecían, un cambio que también se ha documentado en los chimpancés, los macacos de Berbería y los babuinos Hamadryas.

Como promedio, los delfines son destetados a los 4 años de edad, pero los nacidos de madres mayores no dejan la lactancia materna hasta los cinco, algunos incluso durante más de 8 años, quizás como una forma de compensar la probabilidad de que no tener otra cría.

Una compensación

Karniski explica en Proceedings of the Royal Society B que esa atención extendida junto con el declive reproductivo causado por el envejecimiento pueden estar detrás de la aparición de la menopausia en otras especies. Debido a que las crías nacidas más tarde son más propensas a morir, tiene más sentido para una madre invertir su energía en su descendencia ya existente, en lugar de seguir reproduciéndose.

«Las madres les enseñan a sus crías cómo cazar y las protegen de los depredadores», explica Karniski a la web de la revista «Science». Las madres mayores que no son tan buenas en estas tareas podrían amamantar a sus últimas crías más tiempo para asegurarse de que sobrevivan.

El estudio se suma a otros que explican por qué en algunas especies, como la nuestra, las hembras dejan de reproducirse y en su lugar se dedican a cuidar a la descendencia que ya tienen. Una investigación anterior publicada en «Current Biology», señalaba que, entre las orcas, resulta más rentable en términos evolutivos para las veteranas dejar de reproducirse ellas mismas e invertir su energía en ayudar a sus familiares más jóvenes a tener éxito, ya que si las hembras de más edad se reproducen, sus crías son más propensas a morir. En la misma revista, otro estudio sobre las ballenas de la Universidad de Exeter y de York señala que las «abuelas» del mar son útiles al grupo, porque ayudan a los miembros de su familia a encontrar alimento durante los malos tiempos. Es decir, la sabiduría de las féminas con experiencia resulta clave para la supervivencia de la familia y no deben dedicar su tiempo a crías que quizás no sobrevivan. Estos resultados pueden arrojar luz sobre el motivo de la menopausia humana.