16
Vie, Nov

Descubren una araña «española» que se esconde en los líquenes

Ciencia y tecnología
Typography

Científicos han hallado una nueva especie, llamada «Araneus bonali», que se camufla en troncos de roble del centro de la Península ibérica

Acapulco Gro., 17 de agosto del 2018 (ABC) En un entorno tan humanizado, como los países europeos, es raro seguir descubriendo nuevas especies, en parte porque ya hemos identificado a la mayoría. Sin embargo, a pesar de tenerlas bajo nuestros ojos durante décadas, algunas especies aparecen en los lugares más insospechados.

Es el caso de Araneus bonali, una araña que se escondía en los troncos de los robles del centro de la península ibérica «disfrazada» de liquen. El hallazgo lo acaban de publicar Eduardo Morano, de la Universidad de Castilla-La Mancha, y Raúl Bonal, de la Universidad de Extremadura, en la revista ZooKeys.

Lo que más ha sorprendido a los científicos es la similitud entre los ejemplares adultos de araña y los líquenes que cubren los troncos del roble

«¿Cuántas nuevas especies siguen sin conocerse en estos robles aislados que una vez formaron vastos bosques?», se preguntan los investigadores. La nueva araña ha permanecido hasta ahora camuflada entre los líquenes que crecen naturalmente en estos árboles.


El equipo recogió ejemplares en los robles de campos agrícolas de la localidad de Huecas (Toledo), y en Piedrabuena y el Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel (Ciudad Real), y en la Dehesa Casablanca, en el Guijo de Granadilla (Cáceres).

Imitando a los líquenes

Lo que más ha sorprendido a los científicos es la similitud entre los ejemplares adultos de araña y los líquenes que cubren los troncos del roble donde habita el arácnido. Curiosamente, los juveniles que viven en los nuevos brotes de la copa del roble son también verdosos.

«Cualquiera que haya paseado por cualquier pueblo o parque en el centro de España ha estado cerca de la nueva especie. Sin embargo, darse cuenta no solo requiere curiosidad, sino también una buena vista ya que sus colores, similares a los líquenes, constituyen una excelente imitación», declaran los autores.

Los científicos aún no saben si este camuflaje permite a la araña evitar a los depredadores o más bien sorprender a su presa. Su descripción vuelve a mostrar la necesidad de completar la lista de arañas que viven en el Viejo Mundo, como los países de la cuenca mediterránea, «una región que guarda más sorpresas taxonómicas bajo la manga», opinan Morano y Bonal.