18
Lun, Dic

Lonzo Ball, el novato que ha devuelto la esperanza a los Lakers

Deportes
Typography

Tras un inicio dubitativo en la Liga de Verano, el base asombra por su capacidad para anotar y hacer jugar al equipo

Acapulco Gro., 13 de julio del 2017 (ABC) Hacía años que un jugador elegido en el draft no levantaba tanta emoción entre los aficionados de los Lakers. Con su última época dorada cada vez más lejos, los seguidores del club amarillo miran cada año hacia la NCAA con esperanza buscando un «Kobe» que les devuelva el brillo de antaño.

D'Angelo Russell, llamado a ocupar ese papel, ha sido traspasado a los Nets tras dos temporadas irregulares en las que quedó claro que, sin ser un mal jugador, no servía para liderar al equipo hacia los playoffs. Ese papel lo ha asumido este año Lonzo Ball, que nada más ser elegido en el número dos del draft, veía cómo su padre le colocaba la etiqueta de «héroe salvador» diciendo que los Lakers, de su mano, irían seguro a la postemporada.

Tras un estreno nefasto, el base se ha destapado como un gran jugador. Un base capaz de hacer jugar a sus compañeros, con mucha facilidad de pase y gran visión de juego, al que no le asusta mirar a la canasta.

En su último encuentro, disputado ayer en Las Vegas, Ball sumó 36 puntos, a los que añadió 11 asistencias, 8 rebotes y cinco robos de balón. Una actuación enorme que ha devuelto la ilusión a los angelinos.

A pie de pista, «Magic» Johnson sigue de cerca la evolución de su pupilo. Ha sido él el responsable de su elección y confía en cumplir un papel clave en la evolución de Ball durante la temporada. Para ayudarle en ese camino, los Lakers están peinando el mercado en busca de un base veterano que allane la senda de Lonzo y le alivie de minutos durante la temporada. Suena Rajon Rondo, pero también Sergio Rodríguez.

El principal problema de Lonzo Ball está fuera de la cancha, donde su padre trata de asumir un protagonismo que no le viene nada bien, porque le carga de una presión innecesaria que puede afectar a su juego. Sin ella, Ball ha brillado como pocos en la Liga de Verano, donde aún tiene cuatro días para mostrar que está listo para ser uno más en la NBA