21
Dom, Oct

Reguilón se estrena con el ADN del Real Madrid, la Champions

Deportes
Typography

REAL MADRID...El madrileño jugó bien en su primer partido oficial, en Moscú. Es el relevo ideal de Marcelo, un futbolista para el futuro hecho realidad

 

 

Acapulco Gro., 04 de octubre del 2018 (ABC) Sergio Reguilón debutó en el Real Madriddirecto a la Champions. Sin haber jugado un minuto ni en la Liga, ni por supuesto en la Copa, el chaval de la cantera entró directamente en el torneo que la casa blanca siente como suyo, inyectado en su sangre, la Copa de Europa que hicieron leyenda Di Stéfano, Gento, Santamaría, Marquitos, Muñoz, Santisteban, Juanito Alonso, Rial, Puskas, Joseíto, Kopa y otros grandes futbolistas de la era mítica.

 

Tiene 21 años, es pura fibra, sube al ataque con velocidad y decisión, centra bien y defiende con eficacia. Es el relevo de Marcelo para el futuro

Reguilón quiere formar parte de ese mito. Tiene en su cabeza una fecha. El once de mayo de 2018. Mediodía. Un chico vestido con camisa blanca y pantalón negro es fotografiado junto a Florentino Pérez, siempre con su traje azul marino y su camisa azul clara. Las Copas de Europa están situadas detrás. El muchacho se llama Sergio Reguilón, milita en el Castilla y acaba de renovar con el Real Madrid por tres temporadas, hasta 2021. La foto y la firma del contrato tienen doble calado. No es habitual que el presidente del club se fotografíe por firmar un acuerdo con un chaval del filial. Pero es que la rúbrica de la renovación del defensa no es baladí, se extendía por tres años con la visión de su salto al «equipo A». El proyecto se ha hecho realidad ya: Lopetegui ascendió a Reguilón como futbolista de la primera plantilla en julio de 2018. Debutó oficialmente como jugador el 2 de octubre, en Moscú, en Liga de Campeones. Directo al éxito, aunque la derrota dejara su buen partido individual en un segundo plano general. Para él fue un día inolvidable. El comienzo de una gran amistad, que diría Bogart.

 

 

 

Pertenece al Real Madrid desde los cuatro años (nació el 16 de diciembre de 1996). Superó todas las categorías inferiores hasta llegar al Castilla en enero de 2016, convocado por Ramis, que pidió el regreso de su cesión en el Logroñés. Alto (1,78), longilíneo, delgado (71 kilos),pura fibra, el madrileño ha sido elegido por el técnico vasco, un fiel defensor de los jóvenes, como el lateral izquierdo que relevará a Marcelo en esa posición. Un baluarte con Santiago Solari. El nuevo técnico del filial lo recuperó para el Castilla la temporada pasada y se convirtió en un puntal del equipo. Ahora buscar ser alguien importante en el Real Madrid. Lo será.

 

 

«Ha aprovechado su oportunidad», subrayaba Lopetegui cuando hizo oficial su ascenso al primer plantel en julio. Su progresión ha encantado al responsable deportivo del primer equipo. Tiene desparpajo, sube al ataque con mucha velocidad, llega hasta el fondo, centra al área o dispara, baja inmediatamente y defiende muy bien. «Puede ser lateral izquierdo y central, pero además ha jugado de extremo izquierda en el Logroñés y llegó a marcar cuatro goles al Bilbao Athletic en un partido», rememora orgulloso un entrenador de «La Fábrica» de Valdebebas que lo dirigió a sus órdenes. Ayer, todos los técnicos de su carrera le vieron jugar bien en el primer equipo. Han logrado su meta.

 

Pisa el sendero de Nacho

 

«Es otro Nacho, un todo terreno polivalente, disciplinado, que ha trabajado en la casa durante diecisiete años con este objetivo, sin desviar nunca la vista de esa meta, y la ha conseguido», indica un veterano del club que le ha visto evolucionar en este siglo XX, desde que entró en el año 2.000. «Ahora será el otro Marcelo», indica un profesional que trabaja con la primera plantilla. «Ha aprovechado su oportunidad». Y en Moscú, a pesar de la derrota, demostró que está hecho para el Real Madrid.

 

El informe de la dirección deportiva especifica que es un jugador que se ha hecho a fuerza de trabajo y voluntad, apoyado en unas condiciones físicas excelentes para ser un lateral de banda, que es el cometido más duro del Real Madrid, pues debe ejercer realmente como un extremo y defender igualmente su zona, en un desgaste de kilómetros que ningún otra posición del once soporta. Reguilón posee ese fuelle y lo más importante para los analistas es que lo hace «a un ritmo de velocidad muy alto». Es el futuro hecho realidad.

 

Un ejemplo para el filial

 

El análisis interno del Real Madrid desvela que hay jugadores que surgen a los 19 años y otros maduran más tarde. Es el caso del madrileño, que ha explotado a los 21. Por eso está más curtido. Lopetegui alineó a Sergio en Estados Unidos y el canterano no acusó la novedad, nunca estuvo nervioso, no demostró tensión. «Al contrario, tenía tal confianza en su capacidad que jugó en el primer equipo como si lo hubiera hecho durante años», ensalza un profesional presente en la pretemporada americana del Real Madrid. Encandiló al entrenador. Un rival interno: todo carácter, agresivo, polivalente, buen defensa, el lateral es la mejor presión para Marcelo.

El chico sabía que Theo Hernández negociaba su cesión a la Real Sociedad y puso su diana en ganarse el sitio en la primera plantilla. Que no busquen un lateral zurdo, que no fichen a nadie. Sus compañeros del filial le felicitaban por su rendimiento. El elegido como relevo de Marcelo debía ser él. Ya lo es. Hay lateral para una década.

 

El fichaje estaba en casa

 

En el fuero interno del Real Madrid se valora que esta joven promesa es el hombre perfecto para presionar a un talento como Marcelo, para que no se acomode ante la carencia de un rival que luche por su puesto. Coentrao solo le dio guerra en el año de la décima Champions, cuando fue titular en Lisboa. Theo Hernández tampoco ha sido problema para el brasileño. Reguilón si será un competidor de verdad. El sustituto ideal para las rotaciones que Marcelo requiere. Y será un seguro en defensa. Lopetegui apuesta por el reparto de esfuerzos y el madrileño le ha solventado un dilema. La solución estaba en casa. Ya ha debutado en Europa. Jugará muchos partidos, porque lo hizo bien. Como se esperaba.