22
Lun, Oct

Laurent Wauquiez, nuevo líder de la derecha francesa con una mayoría aplastante

Eleccciones 2018
Typography

Obtuvo casi el 75 por ciento de los votos en las primarias de Los Republicanos, el partido de Sarkozy

Paris Francia., 10 de diciembre del 2017(ABC).-Laurent Wauquiez (42 años) fue elegido en la noche del domingo nuevo presidente de Los Republicanos (LR, derecha), con el 74,64% de los votos de los 99.597 militantes (42,46% de los cotizantes) del partido conservador de Francia, iniciando un proceso de reconstrucción y refundación de unas familias políticas lideradas en otro tiempo por Jacques Chirac, Nicolas Sarkozy y François Fillon.

Wauquiez eliminó con relativa facilidad a sus dos rivales, Florence Portelli, que consiguió 15.876 votos (16,11%), y Maël de Calan, que solo consiguió 9.013 votos (9,25%), instalándose en el podio de nuevo líder de la derecha francesa.

Con la elección de Wauquiez como presidente de LR, el conservadurismo francés espera iniciar una nueva etapa histórica, tras la secuencia fallida de las elecciones primarias del mes de noviembre de 2016 y la presidencial del mes de mayo pasado.

Las elecciones primarias eliminaron a dos de las grandes figuras del conservadurismo nacional, Nicolas Sarkozy, ex presidente, y Alain Juppé, ex primer ministro. El candidato conservador que ganó unas primarias muy traumáticas, François Fillon, perdió la elección reina del sistema político francés.

Desterrados sus líderes históricos de las últimas décadas, las familias conservadoras iniciaron un proceso traumático. Una parte de la derecha tradicional se pasó con armas y bagajes al Gobierno de Emmanuel Macron, que ofreció puestos de primera importancia a conservadores tradicionales, como Édouard Philippe (primer ministro) y Bruno Le Maire (ministro de Economía). La dirección de Los Republicanos (LR) convocó unas elecciones internas, con el fin de elegir un nuevo presidente, un nuevo líder.

Tras varios meses de campaña interna, 99.597 de los 234.556 militantes del partido, eligieron este domingo a Laurent Wauquiez presidente de LR. A los pocos minutos de conocerse el resultado oficial de su elección, el nuevo líder hizo un breve discurso, avanzando los principios cardinales de su programa de acción. «Comienza una nueva era para la derecha», afirmó Wauquiez, agregando: «Debemos refundar una derecha renovada que asuma sus valores con determinación. Debemos reinventarlo todo, asumiendo nuestros principios cardinales, el trabajo, la libertad, la autoridad, el amor a la patria».

Esa brevedad esquemática comporta un trabajo de inmenso calado, muy prolongado en el tiempo, durante los próximos años, para culminar con las elecciones generales y presidenciales de 2022.

La «nueva era» anunciada por Wauquiez es una realidad generacional. Han desaparecido definitivamente de la vida política activa todas las personalidades conservadoras del últimos medio siglo. Las generaciones de Chirac y Sarkozy pertenecen al pasado. Wauquiez encarna la nueva generación ascendente.

La renovación y refundación anunciadas por el nuevo líder conservador son una exigencia pragmática. Los programas políticos de Sarkozy y Fillon pertenecen al pasado. Wauquiez y su nuevo equipo, por formar, deberán construir nuevos proyectos alternativos. Construir un nuevo partido con nuevos hombres y mujeres. Construir un programa político y económico alternativo, para poder escapar a a la temible pinza de Macron (centro derecha) y Marine Le Pen (extrema derecha).

Recuperar valores

El primer paso es la reconstrucción de la unión de las familias conservadoras, víctimas de año y medio de campañas primarias y presidenciales, con un costo humano devastador: una generación política desaparecida y un número impresionante de «heridos» de mala manera

A juicio de Wauquiez, la refundación comienza con la restauración de los valores: trabajo, familia, libertad, autoridad, amor a la patria… A lo largo de los próximos meses, el nuevo líder conservador tiene previsto avanzar ideas y proyectos concretos.

Contra Macron, Wauquiez defenderá una política más enérgica contra los comunitarismos y el islamismo. Como Chirac, Sarkozy y Fillon, el nuevo líder conservador insiste en que «no hay nada que negociar» con Marine Le Pen.

En el terreno económico, Wauquiez comienza por defender un modelo equidistante del liberalismo «europeo» de Macron y del «nacionalismo ultra» de Le Pen.

El «valor trabajo» del nuevo líder conservador tiene por objetivo la reconquista del electorado de las clases medias, primeras víctimas de la fiscalidad estatal. Wauquiez sugiere, así mismo, una política que rompa con el «asistanato», recortando las subvenciones de todo tipo y reorientar las políticas de ayudas estatales.

Ante la UE, Wauquiez propone la negociación de una suerte de «European Buy Act»: invitar a todas las empresas europeas a comprar de manera preferente los productos europeos, sugiriendo nuevas formas de defensa arancelaria contra las exportaciones chinas, japonesas, indias y estadounidenses. Sin nombrar expresamente una suerte de «proteccionismo europeo», Wauquiez comienza por defender un modelo comercial francés y europeo menos abierto en la nueva geografía del comercio mundial.