25
Dom, Feb

Un “candidato fuereño”, que llegó Acapulco para quedarse

Eleccciones 2018
Typography

En redes y grupo de Whatsapp empiezan a cuestionar a futuros alcaldes de este municipio

Acapulco Gro., 14 de enero del 2018.- En el proceso electoral 2018 en puertas, en redes sociales y grupos de Whatsapp ya empezaron los cuestionamientos contra aquellos “suspirantes”, que intentan convencer al electorado para que los elijan como próximos alcaldes de Acapulco. La reflexión del izquierdista Adolfo Plancarte Jiménez

Nada es más tortuoso a la conciencia, que el silencio. 

Razon que me obliga a cuestionar una formal Pre candidatura a la Presidencia Municipal de Acapulco, por El Partido Movimiento Ciudadano, que postula a Ricardo Mejía Berdeja.

Creo que a los acapulqueños, debe indignarnos, no cuestionando su derecho como ciudadano, sino su ausencia e improductividad en la vida y desarrollo de nuestro Municipio.

Se dice que en la vida, debes tener un hijo, sembrar un árbol y escribir un libro, esto lo haces en un espacio y territorio determinado, eso motiva arraigarse a la tierra, sentirla, vivirla en su abundancia y en su escasez , vivir sus triunfos y sus fracasos. 

Escribir un libro es desarrollarse en sus aulas; plantar un árbol, es vivir de sus frutos, es decir tener su empresa, invertir en negocios, en su taller en su industria, es decir, arriesgar por su tierra; tener un hijo, es preparar a una generación, que prolonguen el amor a su terruño. Que echen raíces.

Nada de eso ha tenido El Precandidato de MC, en este Municipio, llegó hace aproximadamente 10 años; en toda una década, solo ha vivido del poder público, a través de un partido político, nada ha arriesgado por la Ciudad, ni una fuente de empleo, ninguna cátedra impartida, ninguna aportación a la vida económica y productiva en el espacio que pretende gobernar, solo el discurso rispido, rudo y confrontante.

Ese Partido que lo postula, cuenta en sus filas, con militantes que han arriesgado por Acapulco; 

están marginados, por quien ha representado a Coahuila, donde realizó su actividad política y si no se enfrentó a los Moreira, prefirió el placer y las canónigas de un partido, a desenmascarar y enfrentar a los hermanos coahuilenses.

Él vicio del sistema lo alcanzó, con el beneplácito de la dirigencia de su partido, reparte despensas y otras dádivas, las otorga  discretamente, a empleados públicos y líderes diversos.

Espero explicarme. No es admisible, que nos pretenda gobernar, quien nada aportó al desarrollo de nuestra comunidad, en que escuela primaria estudio, a que generación pertenece, que despacho o comercio abrió, en que invirtió, donde trabajó como empleado o ejecutivo, en está Ciudad.

No, no creo que Acapulco merezca esa irrupción.

No es un ataque a su persona, sino a su pretensión política, no deshonro su personalidad, sino su objetivo, que sin mérito alguno, lo asemejo a un abordaje, a un asalto a la buena fe de los acapulqueños.

No basta un apellido 

Ilustre, ese es el esfuerzo de sus antepasados, lo que cuenta es la identificación del paisanaje natural y vecinal.

Finalmente los electores tiene la palabra.

Por mi parte, lo seguiré cuestionando. 

Mejía Berdeja fué diputado local en Coahuila en los años 90's por el PRI, ahí coincidió con Javier Guerrero García también diputado local, en los tiempos de Fox le sirvió como enlace legislativo en Coahuila, en él 2006 aparece en el senado con Convergencia, ahí conoce a Walton qué lo trae a Guerrero para coordinar sus campañas.

 Primero a la presidencia municipal de Acapulco en el 2008 y en el 2009 a la diputación federal, las dos campañas fueron fracasos, terminando en derrotas, en el 2011 cómo representante de Convergencia ante el IFE se dio a conocer porque se le involucró en la venta del padrón electoral a una empresa extranjera.

 En el 2012 es diputado federal vía pluri por Convergencia solicitando licencia para coordinar la campaña de Walton y ser candidato otra vez vía pluri, pero ahora al congreso local de Guerrero, dónde acumuló su tercera derrota al servicio de Walton, pero aquí se da un caso muy peculiar, a pesar de esa derrota Ricardo Mejía queda como diputado local y consigue espacio en la administración de Astudillo, como la contraloría, desarrollo económico, INVISUR, entre otros, quizás esto lo logró por haber coincidido con su paisano y ex compañero de legislatura en Coahuila y del PRI Javier Guerrero García quién fuera el representante del PRI nacional en la campaña de Astudillo.

¿Sería muy perverso de mi parte decir que ahí negocio con su paisano los espacios en el gabinete de Astudillo y su exoneración en el caso de la venta del padrón electoral?

No cuestiono en lo personal a Mejía Berdeja, sólo comento su trayectoria política, en el PRI, en el PAN y en Convergencia.