15
Sáb, Dic

La mano de Aguirre Rivero en la designación del nuevo dirigente del PRD en Guerrero

Eleccciones 2018
Typography

Intenta imponer al dos veces perdedor de la contienda electoral Joaquín Badillo 

Acapulco Gro., 16 de julio del 2018.- El ex gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero, intenta colocar al dos veces perdedor de contiendas electorales, Joaquín Badillo Escamilla, como dirigente estatal de lo que queda del Partido de la Revolución Democrática (PRD) sus operadores ya andan promoviendo su nombre en encuestas de opinión patito en redes sociales.

El hombre que provocó la tragedia más grande que ha tenido el partido del Sol Azteca en su historia, con la desaparición de los 43 estudiantes normalistas en Iguala y su relación con el matrimonio Abarca busca ahora afianzarse mediante Jacko al frente de ese instituto político para seguir reforzando su estructura de poder y en el 2021 buscar la gubernatura de Guerrero.

Lamentablemente sus genios del periodismo, amigos que dice tener, no fueron capaces de ayudarle cuanto intentó lanzarse como diputado en la región de la Costa Chica, cuando familiares de los 43 normalista desaparecidos, le cayeron como abejas africanas en un mitin destape y todo se le vino abajo.

Hoy, Aguirre Rivero, busca nuevamente apoderarse del PRD, aún cuando sabe que los grandes hombres de lucha social abandonaron ese partido controlado desde la ciudad de México por un grupo llamado los Chuchos.

Las bases de ese partido sufren de una enfermedad llamada amnesia, pues ya se les olvidó que, gracias a este personaje bonachón, el PRD se fue al precipicio y después de la tragedia de Iguala, han perdido espacios importantes.

La mano de exgobernador sigue moviendo los hilos al interior de lo que queda del PRD para colocar al hombre de baja estatura con dos derrotas consecutiva aún que esto representa una desgracia más para quienes han luchado por ese partido que está ya sin los grandes que le dieron identidad.