15
Sáb, Dic

«Acabaré con la corrupción y con la impunidad que impiden el desarrollo de México»

Eleccciones 2018
Typography

López Obrador asume la presidencia prometiendo «un cambio de régimen político»

 

Andrés Manuel López Obrador, conocido por su siglas AMLO, fue investido hoy como nuevo presidente de México, cargo que ocupará durante los próximos seis años hasta 2024. «Comienza un cambio de régimen político», anunció el nuevo presidente durante el evento de toma de posesión en la que prometió sumir al país en un periodo al que denomina como la «Cuarta Transformación» del país, es decir, dar comienzo a un momento histórico como lo fueron primero la Independencia, la Reforma, segundo; y la Revolución, la tercera.

«Se acabará con la corrupción y la impunidad que impiden el desarrollo de México», añadió el veterano político tabasqueño, de 65 años, durante el acto de investidura. Una lucha contra la impunidad que afectará a todos por igual: «Si mi mujer y mis hijos cometen un delito serán juzgados», aseveró. Y que también se extiende al propio presidente, «que podrá ser juzgado aún estando en funciones».

Durante el discurso, AMLO anunció la creación hoy mismo «de una comisión de la verdad para castigar los abusos de autoridad y atender el caso de los jóvenes desaparecidos de Ayotzinapa». Un caso que puso en el foco internacional a México, y que obligó a Peña Nieto a poner en marcha una Ley por los Desaparecidos.

Otro de los anuncios que hizo fue la creación a partir del 1 de enero de 2019 «de una zona libre a lo largo de la frontera con Estados Unidos, que se convertirá en la más grande de todo el mundo. Ahí se reducirá el IVA al 8%, el ISR bajará a 20% y la gasolina costará menos que en el resto del país». Así como la cancelación de la «mal llamada reforma educativa». En definitiva, una nueva era política en la que «los pobres serán los primeros».

Al acto de investidura, celebrado en el Palacio Legislativo de San Lázaro, asistieron distinguidas y diversas personalidades como el Rey Felipe VI, el vicepresidente de Estados Unidos Mike Pence, el presidente de Venezuela Nicolás Maduro, o el presidente de Bolivia Evo Morales.

Incertidumbre

Con un 53,19 % de los votos en las elecciones presidenciales de 1 de julio de 2018, AMLO se convertirá en el primer presidente de México en más de 90 años que no pertenece a los partidos PRI o PAN. Su elección, por lo tanto, genera incertidumbre porque rompe con el «status quo» en la política mexicana en casi un siglo, a la vez que ilusiona a muchos ante la posibilidad de un cambio. Su victoria evidencia el hartazgo de los mexicanos con tres temas: la corrupción, la inseguridad y la pobreza. AMLO propone que acabará con esos tres problemas sin explicar claramente cómo lo conseguirá.

Debido el enorme apoyo que recibió en los comicios, junto con la mayoría que actualmente ostenta su partido Morena en el Senado y en la Cámara de Diputados, López Obrador goza de una enorme capacidad y legitimidad para aprobar medidas de profundo calado en el país. Sin embargo, los radicales cambios de opinión –en cuestión de pocas horas– habituales en el presidente generan una profunda incertidumbre sobre el rumbo que tomará su gobierno.

Durante toda su carrera política, AMLO se ha caracterizado por enarbolar una fuerte retórica antimperialista que en los últimos años ha ido atemperando. Desde que ganó las elecciones, ha asegurado que desea mantener unas excelentes relaciones con Donald Trump, el presidente de Estados Unidos, y ha tratado de tranquilizar a los mercados repitiendo una y otra vez que apoyará a las empresas y grandes empresarios en México. Igualmente, ha centrado durante años su carrera política en la defensa de los pobres, dado que en México hay 53.4 millones de personas en pobreza, el 43.6% de su población.

La investidura de AMLO pone punto final al sexenio de Enrique Peña Nieto, presidente desde 2012, un mandatario que no cumplió su objetivo de crear un profundo cambio en el país. La administración de EPN cierra con más de 122.300 homicidios, el periodo presidencial más violento de México con cerca de 2.000 asesinatos al mes.