18
Vie, Ene

Rebelión de alcaldes en Italia contra la ley antiinmigración de Salvini

Eleccciones 2018
Typography

En el Panorama Internacional...Palermo y Nápoles encabezan la revuelta contra las normas que consideran contrarias a la Constitución y a la humanidad

Numerosos alcaldes italianos se han rebelado contra Matteo Salvini.Diversos regidores del centro izquierda, a los que se han sumado también algunos del centro derecha, se han levantado contra el vicepresidente del Gobierno y ministro del Interior, Matteo Salvini, por su Ley de seguridad, el llamado Decreto Salvini, por considerar que restringe notablemente la acogida de los inmigrantes, poniendo a muchos en la calle con el riesgo de que aumente el número de clandestinos e irregulares.

La revuelta de los alcaldes, que se está extendiendo como una mancha de aceite entre los dirigentes de muchas ciudades supone, en la práctica, la primera manifestación de oposición fuerte al Gobierno de coalición populista formado por la Liga, que lidera Matteo Salvini, y el Movimiento 5 Estrellas. Hasta ahora, los populistas han gobernado prácticamente sin oposición, por la enorme debilidad y fragmentación del resto de las formaciones políticas, incluyendo el Partido Democrático (PD), que no han levantado cabeza desde las elecciones generales del pasado 4 de marzo.

La protesta inicial partió del alcalde de Palermo, Leoluca Orlando, 71 años, antiguo militante de la Democracia Cristiana, ahora en su quinto mandato como regidor de centro izquierda. Orlando ha querido hacer de Palermo, la capital de Sicilia, una ciudad de acogida y enviar una lección a toda Italia desde esta isla en cuyos puertos desembarcan la mayoría de los inmigrantes que, procedentes de Libia, cruzan el Mediterráneo.

«Cómplices del mal»

Leoluca Orlando ha decidido rechazar la Ley de seguridad, anunciando la suspensión, en particular los artículos considerados inconstitucionales o que, en su opinión, son contrarios a los derechos de los inmigrantes. Concretamente, Orlando ha dado instrucciones a su ayuntamiento para que paralice la norma que impide dar la residencia a los solicitantes de asilo. El alcalde de Palermo, que le gusta proclamar que su ciudad es una tierra tradicionalmente de acogida en el Mediterráneo, guía el frente contra Salvini: «La Ley de seguridad es inhumana; no puedo ser cómplice de una ley que viola derechos humanos previstos en la Constitución y la Declaración Universal de los Derechos Humanos».

De inmediato se le han unido otros regidores, siendo el de Nápoles, el exmagistrado Luigi De Magistris, el más combativo: «Nosotros aplicamos las leyes solamente si respetan la Constitución». A estos dos alcaldes, Orlando y De Magistrios, en la práctica los líderes de la revuelta, se están uniendo otros alcaldes, algunos de ciudades importantes como Florencia y Parma; incluso el de Milán, Giuseppe Sala, quien afirma que no le gusta la ley y que Salvini «debe repensarla».

División entre alcaldes

La respuesta de Salvini a los alcaldes ha sido contundente: «Los alcaldes que rechazan la Ley de seguridad responderán personalmente, legalmente o penalmente, porque es una ley del Estado que pone orden y reglas». Salvini va aún más lejos y les pide a los alcaldes que si no están de acuerdo con la ley dimitan: «Si hay una ley, se debe respetar; y si algún alcalde no está conforme, que dimita; estamos en democracia y gobiernan los italianos no algún que otro profesor o intelectual o cantante o periodista», atacó Salvini.

El enfrentamiento no se limita a una cuestión polémica, sino que es profundamente político y se está haciendo cada vez más áspero. Los alcaldes disidentes, por boca del presidente de la Asociación Nacional de Municipios de Italia (ANCI), Antonio Decaro, regidor de Bari, manifiestan que están dispuestos a restituir la banda tricolor, símbolo de su mandato institucional.

Mientras el frente de regidores contra Salvini es cada vez más numeroso, hay que destacar que el ministro del Interior cuenta también con un frente favorable a la Ley de Seguridad, lo que supone en la práctica una división en la Asociación Nacional de Municipios.