17
Lun, Dic

Se enfrentan a golpes dos grupos de familias del distrito federal en el muelle de la Roqueta

Estados
Typography

Entre gritos y empujones, corrieron unos y otros se daban con todo hasta sangrar; no hubo policías que pudieran evitar este zafarrancho

 

Acapulco Gro., 23 de diciembre del 2017(Noticias Acapulco al Desnudo.com) Mientras una pareja de policías turísticos platicaba bajo la sombra de un árbol en la Isla La Roqueta, en el muelle un grupo de turistas del distrito federal se daban de golpes en medio de gritos y empujones.

El problema empezó cuando se había formado decenas de visitantes para abordar la lancha que los llevaría de regreso a las playas de Caleta y Caletilla, sin embargo, minutos antes de subir a la embarcación uno de los hombres, empujó a una señora porque pensó que esta se metía sin hacer fila y fue visto por el esposo quién alcanzó a verle y de inmediato le hizo el reclamo.

Al principio lo que fue un reclamo por un empujón, se convirtió en un primer enfrentamiento que fueron de palabras a los golpes a puño. Era un hombre de edad con un joven delgado hecho de barrio y en segundos, dos más amigos del esposo de la señora, se sumaron para doblegar al muchacho que estaba bajo los efectos del alcohol.

El pleito era de tres contra uno y después ya se estaban peleando cinco contra cinco, separados por una de las mujeres que suplicaba que ya se terminaran los golpes.  Entre el golpeteo, el hombre de cuerpo delgado le sangraba la boca y fue derribado por golpes en su cara.

En segundos, se hizo el escándalo en el muelle y algunas personas entre ellas mujeres de edad avanzada y niños, empezaron a correr al otro extremo con los ojos a punto de salir de sus cuencas. No había al menos en ese lapso, la presencia de ningún cuerpo de seguridad, por que los únicos policías turísticos que se encontraban en esa Isla se encontraban platicando bajo la sombra de un árbol.

Entre gritos y empujones, un hombre tropezó con una hielera con cervezas y cayó sobre ella. El peso del hombre rompió no solamente la nevera sino también las cervezas congeladas que escurrió espumosa sobre el suelo del muelle.

 

Aunque todo pasó en menos de 10 minutos, las dos familias se controlaron y todo volvió a la normalidad.  Uno de los grupos, se fue en una lancha de fondo de cristal, mientras que la otra abordó minutos más tarde otra embarcación.