23
Dom, Sep

«Primero los pobres»: López Obrador celebra su victoria en Ciudad de México

Estados
Typography

Con 30 puntos de diferencia con Ricardo Anaya y José Antonio Meade, el líder de Morena gana las elecciones en México

Acapulco Gro., 02 de julio del 2018 (ABC) Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ha ganado las elecciones presidenciales de México de manera contudente –ha obtenido entre el 53% y el 53,8% de los votos–. Y para celebrar la victoria, AMLO, tras conocer los primeros resultados, se dio un baño de masas en el Zócalo, la enorme plaza del centro de Ciudad de México, donde fue recibido por miles de sus fervientes seguidores que festejaban el giro a la izquierda que pegó el país norteamericano después de más de ocho décadas gobernado por la derecha. «Por el bien de todos, primero los pobres», dijo durante su discurso, en el que también quiso tranquilizar a aquellos que le ven con cierta desconfianza. «Este es un día histórico», que marcará el comienzo de un mandato para «erradicar» la corrupción, uno de los principales problemas del país. «Llamo a todos los mexicanos a la reconciliación y a poner por encima de los intereses personales, por legítimos que sean, el interés superior».

«Llamo a todos los mexicanos a la reconciliación y a poner por encima de los intereses personales, por legítimos que sean, el interés superior»

Primer gobierno socialista

Las primeras palabras del ganador de los comicios fueron dedicadas a los 53,4 millones de personas que viven bajo el umbral de la pobreza en este país –el 43,6% de la población–, que ven en el líder del partido Morena un político que por fin dará prioridad a sus problemas. Será la primera vez en décadas que México tendrá un gobierno de corte socialista, después de que diversos mandatarios de centro derecha, siempre militantes del PRI o del PAN, los dos partidos tradicionales, hayan gobernado durante décadas.

Con el 66% de los votos escrutados, Obrador acumulaba hasta el momento un 53,5% de los apoyos, mientras que Ricardo Anaya (PAN) aglutina un 22,5% y José Antonio Meade (PRI) un pírrico 16%. Con la presidencia ya decidida, la clave será ver qué ocurre finalmente en el Senado y la Cámara de Diputados, donde Morena será el partido más votado, pero está por ver si conseguirá la mayoría absoluta en ambas cámaras. De sellar una mayoría absoluta, AMLO gozará de una plácida presidencia en la que no tendrá contrapesos importantes en la rama legislativa para llevar a cabo sus reformas. Morena ha obtenido un 55,2% de los senadores y un 70,7% de los diputados, con el 66% de las actas escrutadas.

Obrador, de 64 años, ofrece un México nuevo, un cambio que el califica como la «cuarta transformación» del país. En otras palabras, quiere su mandato pase a ser el cuarto momento histórico clave en la historia de México después de la Independencia de España, primero, las Leyes de Reforma, segundo, y la a Revolución Mexicana, tercero. «Los cambios serán profundos» dijo AMLO a sus millones de electores que sueñan con un país libre de corrupción y de violencia, dos grandes problemas que el Ejecutivo del todavía presidente Enrique Peña Nieto no ha conseguido atajar. Cambios que «se darán con apego al orden legal establecido», quiso tranquilizar tras su victoria este domingo.

No habrá expropiaciones

«No actuaremos de manera arbitraria ni habrá confiscación o expropiación de bienes», fue otra de las frases importantes que Obrador pronunció durante su discurso. «El Peje», su mote, ha cargado durante años con la cruz de ser tildado como el Hugo Chávez mexicano, una comparativa que él mismo ha generado debido a cuatro factores. Primero, una retórica marcadamente antimperialista a lo largo de su carrera. Segundo, una defensa a ultranza de un monopolio público en sectores estratégicos, como el energético. Tercero, un discurso dirigido a las clases más desfavorecidas y, cuarto, ha reiterado repetidamente durante toda su campaña que la corrupción desaparecerá por arte de mafia una vez que sea presidente, promesa que catapultó a Chávez al Palacio de Miraflores en 1998.

«No actuaremos de manera arbitraria ni habrá confiscación o expropiación de bienes», fue otra de las frases importantes que Obrador pronunció durante su discurso

Los orígenes y la trayectoria de ambos personajes, sin embargo, no tiene absolutamente nada que ver. Chávez era un militar, mientras que AMLO lleva más de cuatro décadas en la primera línea de la política mexicana. De hecho, López Obrador ya fue alcalde de la Ciudad de México entre 2000 y 2005 y su mandato no se caracterizó por ataques a la propiedad privada, amenazas a la inversión extranjera ni un despilfarro en los presupuestos. Su logro más destacado fue una ayuda social que aprobó para las personas mayores y mujeres solteras que fue posteriormente replicado a nivel nacional, programa por el que fue galardonado como el segundo mejor alcalde del mundo en 2004 por la organización City Mayor.