18
Jue, Abr

Cuando Gaztambide le robó el título a Shakespeare

Estados
Typography

El Teatro de la Zarzuela recupera, después de ciento sesenta y siete años de silencio, «El sueño de una noche de verano»

En una de sus noches de insomnio, Daniel Bianco, director del Teatro de la Zarzuela, se puso frente al ordenador y, por ver qué aparecía, escribió en el buscador «zarzuelas sobre obras de Shakespeare». Para su sorpresa, entre los resultados figuraba «El sueño de una noche de verano», con música de Joaquín Gaztambide. Al día siguiente acudió a la SGAE a preguntar por la partitura, y allí estaba, como tantas obras de nuestro teatro lírico. Descubrió que no estaba basada en la comedia shakespeariana, sino en una obra francesa de 1850, escrita por Joseph-Bernard Rosier Adolphe de Leuven, que cuentan una historia en la que aparecen el propio dramaturgo y alguno de sus personajes, como sir John Falstaff, además de la Reina Isabel de Inglaterra. Con ella bajo el brazo -la reducción para canto y piano- se fue al teatro a consultar con el director musical de la Zarzuela, Óliver Díaz, que certificó la calidad de la zarzuela.

Ese es el origen de la producción que el viernes sube al escenario del teatro la Zarzuela, con dirección musical de Miguel Ángel Gómez Martínez y dirección escénica de Marco Carniti. La obra fue estrenada en el Teatro del Circo de Madrid en febrero de 1852 con un libreto de Patricio de la Escosura y, desde entonces -han pasado ciento sesenta y siete años-, no ha vuelto a subir a escena. Ni siquiera hay grabaciones de la obra ni de ninguno de sus números.

Para devolver «El sueño de una noche de verano» a la vida, Daniel Bianco pensó en Gustavo Tambascio, que esbozó una adaptación y situó la acción en la Roma de los años cincuenta del siglo XX. La muerte, en febrero del pasado año, de Tambascio (a quien se dedican las funciones) hizo que la adaptación la concluyera uno de sus colaboradores, Raúl Asenjo, que es también asistente de Bianco en la Zarzuela. De la edición crítica de la partitura encargada por el teatro se ha ocupado Tomás Garrido. La obra será grabada y transmitida en diferido por RNE, y una de sus funciones -la del domingo 10 de febrero- emitida en directo por Facebook Live.

En el doble reparto (se ofrecerán trece funciones del 25 de enero al 10 de febrero) se alternarán Raquel Lojendio María Rey-JolySantiago Ballerini Antoni LliteresLuis Cansino Valeriano LanchasBeatriz Díaz Sandra Ferrández, y Javier Franco y Toni Marsol. Intervendrán además Pablo López, Milagros Poblador, Jorge Merino, Pablo Vázquez, Ana Goya, Miguel Ángel Blanco y Sandro Cordero. Nicolás Boni firma la escenografía, Jesús Ruiz el vestuario y Albert Faura la iluminación.

El mundo del cine, tan importante en el desarrollo cultural de la Italia de los años cincuenta -un país empezando a recuperarse de la Segunda Guerra Mundial-, gravita sobre la versión de Raúl Asenjo. La historia arranca cuando la Princesa Tortellini decide patrocinar una adaptación de la zarzuela «El sueño de una noche de verano». Los productores necesitan que Orson Welles y Guillermo del Moro -un guionista español exiliado- colaboren en el proyecto. «La música de Gaztambide no varía -explica Gómez Martínez-, pero la adaptación ayuda a que el texto sea mucho más comprensible».

«No hay nada de Shakespeare en la obra -ratifica Marco Carniti-; sí hay cosas del “Sueño”, referencias al texto. Pero la mayor es que es una obra que al borde del sueño. “Todo en el mundo es teatro, como nos enseña Shakespeare. Gaztambide nos lo recuerda en una obra que transita entre el sueño y la realidad, entre lo concreto y lo difuso al mismo tiempo».

La partitura, según Gómez Martínez, es un ejemplo perfecto del estilo de Gaztambide, compositor navarro del siglo XIX y autor de medio centenar de zarzuelas -fue gran impulsor del género y dirigió el propio Teatro de la Zarzuela-, entre otras, «El juramento», recuperada hace varias temporadas por el coliseo madrileño, o «La conquista de Madrid». «Poseía una técnica de composición muy avanzada para su época», añade el director de orquesta.