18
Lun, Dic

El Gobierno de México desvió 192 millones de dólares a empresas fantasmas, según un reportaje

Mundo
Typography

Una investigación periodística evidencia cómo se crearon más de 100 empresas inexistentes para sustraer recursos públicos

Acapulco Gro., 07 de septiembre del 2017 (ABC) El Gobierno de México fue acusado esta semana de desviar 192 millones de dólares, 3.433 millones de pesos, a empresas fantasmas, de acuerdo con un reportaje periodístico publicado por el portal Animal Político, una de las principales webs de información del país. Así, representantes de entidades ligadas al gobierno federal entregaron dinero a 128 empresas que no existían y que, por ello, no ofrecían los supuestos servicios que contrataban, quedando 192 millones de dólares en las manos de un grupo de servidores públicos.

La trama involucraría hasta once entidades relacionadas con el gobierno federal y habría tenido lugar entre 2013 y 2014, tiempo en el que el Ejecutivo ya estaba en el poder de la administración del actual presidente Enrique Peña Nieto, quien inició su cargo a finales de 2012. De esa manera, los 192 millones de dólares se repartieron entre sociedades que no existían, de acuerdo con la investigación conjunta realizada por Animal Político y la asociación Mexicanos contra la Corrupción e Impunidad (MCCI).

MCCI es una organización presidida por Claudio X. González Guajardo, hijo del potente empresario Claudio X. González Laporte. Recientemente González Laporte, desveló en el New York Times que ha sido intimidado y ha recibido presiones del mismo Peña Nieto para lograr que su hijo deje de apoyar iniciativas que afectan al Gobierno. Desde MCCI, Claudio X. González Guajardo apoya el periodismo de investigación como el que ha hecho Animal Político para evidenciar la rampante corrupción que asola la República.

Volviendo a la investigación periodística, los 192 millones salieron, entre otras entidades, de la Secretaria de Desarrollo Social -un ministerio cuya misión es reducir la latente desigualdad en México-, el Banco Nacional de Obras -que financia grandes proyectos de infraestructura- y la petrolera estatal Pemex, la empresa más grande de todo el país y uno de los principales activos de los que se nutre el Gobierno para sufragar los Presupuestos Generales del Estado.

El dinero que se esfumó a través de estas compañías fantasma no es una cantidad nada desdeñable. En junio, la constructora Sacyr anunció que construiría un hospital en una ciudad de 200.000 habitantes en México por 471 millones de pesos. Con dicha infraestructura como medida, los 3.433 millones de pesos que asegura Animal Político que fueron desviados habrían permitido edificar al menos siete hospitales como el que planea entregar Sacyr dentro de aproximadamente año y medio.

Además de las distintas entidades ministeriales -como la Secretaría de Agricultura o la de Educación- que participaron en la trama corrupta, la investigación también señala a ocho universidades públicas que funcionaron como intermediarias. Entre las diferentes instituciones de educación superior, el reportaje señala directamente a la Universidad Autónoma de México (UNAM) y a su ex rector, Jorge Olvera García, como parte de la estratagema. En total, los dirigentes de las universidades se llevaron comisiones de 1.000 millones de pesos.

El medio resalta en su web que más de un centenar de estas empresas recibieron contratos directos, en otras palabras, no sé realizó un concurso público como manda la legislación del país. Es más, 29 de ellas recibieron dinero sin tener un contrato de por media tan sólo 9 consiguieron el contrato después de un proceso de licitación, siempre de acuerdo con la información que expone la investigación.

La corrupción asola el Sexenio de Peña Nieto

La investigación periodística, titulada como la “Gran Estafa”, ha sido recibida sin apenas sorpresa en la República y es vista con desidia como otro nuevo escándalo de corrupción entre miembros del Partido Revolucionario Institucional (PRI), el partido que está en el poder. Pesos pesados del PRI como Alfredo del Mazo, quien es ahora gobernador del Estado de México -el más poblado del país- y era entonces director de Banobras entre 2013 y 2014, vuelven a ser señalados por los periodistas como parte de un entramado corrupto para lucrarse.

Tres gobernadores del PRI -Javier Duarte, César Duarte y Roberto Borge- se fugaron de México en los últimos dos años al destaparse las corruptelas en las que estaban involucrados. Javier Duarte y Roberto Borge ya han sido capturados, pero César Duarte sigue prófugo de la justicia. Los tres eran alabados como los dirigentes del “Nuevo PRI”, pero hoy son denostados por su partido y vistos como un ejemplo de la flagrante impunidad que existe en el país norteamericano.

Y, además, es un nuevo golpe para la imagen del presidente Peña Nieto, un dirigente que desde hace tiempo goza con unos índices de popularidad bajísimos. El reportaje de Animal Político desgrana nuevas corruptelas llevadas a cabo por empresas públicas del más alto nivel, Pemex, y de sustracción de recursos de los presupuestos de las propias secretarias, es decir, como de los ministerios en España. En otras palabras, es una nueva muestra de que la corrupción no sólo salpica a los gobiernos regionales, sino también a nivel federal.

Queda menos de un año para que en verano de 2018 México elija a quien será su próximo presidente hasta 2024. Peña Nieto no puede presentarse, ya que en México los presidentes no pueden repetir legislatura, y el PRI llega sumamente tocado a los prolegómenos de la campaña electoral. Mientras tanto, cada nuevo escándalo de corrupción hace que el candidato favorito para ganar las elecciones, Andrés Manuel López Obrador, -un populista de izquierda- gane más apoyos para dirigir a la nación azteca en el próximo Sexenio.