23
Sáb, Jun

Al menos 6.700 rohingyas, incluidos 730 niños, asesinados en Birmania en tan solo un mes

Mundo
Typography

MSF denuncia que esta minoría ha sido un objetivo buscado y son la indicación más clara de la violencia generalizada que comenzó el 25 de agosto cuando las fuerzas armadas lanzaron las últimas «operaciones de limpieza» en Rajine

Acapulco Gro., 14 de diciembre del 2017(ABC)  Al menos 6.700 rohingyas fueron asesinados entre finales de agosto y finales de septiembre durante una operación del ejército birmano, según una estimación publicada publicado este jueves por Médicos Sin Fronteras (MSF), que estima que el número real podría ser incluso mayor.

Las cifras de MSF solo cubren el primer mes de violencia, pero el éxodo continúa aún hoy. Y las personas que huyen «dicen que han sufrido violencia en las últimas semanas», dice MSF. Las Naciones Unidas hasta ahora nunca han publicado cifras sobre el número de muertos.

«Los estudios muestran que al menos el 71,7% de las muertes se deben a la violencia, incluso entre los menores de 5 años. Esto representa al menos a 6.700 personas, incluidos 730 niños», escribe MSF, que sondeó a más 11.000 refugiados en Bangladesh para llegar a esta estimación.

Y para el doctor Sidney Wong, de MSF, «es probable que se subestime el número de muertes» porque «la escala y la naturaleza de la violencia son terribles».

«Hemos escuchado a personas decir que familias enteras fueron asesinadas después de que las fuerzas armadas las encerraron en sus casas antes de incendiarlas», dice.

Según miles de entrevistas realizadas por MSF para tratar de evaluar la magnitud de la tragedia, el 69% fueron asesinados a tiros, el 9% fueron víctimas de quemaduras fatales y el 5% de palizas.

Los resultados de las encuestas de MSF muestran que los rohingyas han sido un objetivo buscado y son la indicación más clara de la violencia generalizada que comenzó el 25 de agosto cuando las fuerzas armadas, la policía y las milicias locales lanzaron las últimas «operaciones de limpieza» en Rajine en respuesta a los ataques por el Ejército de Salvación Rohingya Arakan.