19
Dom, Ago

Al Consejo Presidencial de la Federación Rusa Para el Desarrollo de la Sociedad Civil y los Derechos Humanos

Mundo
Typography

¡Honorable Sr. Fedotov! ¡Honorables miembros del Consejo de Derechos Humanos!  

Esta carta abierta dirigida a ustedes es un grito de desesperación. Personas muy queridas para nosotros, nuestros esposos, aquellos que nos alimentan, los padres de nuestros hijos, hombres pacíficos, honestos, siempre listos para auxiliar a los demás, están siendo enviados tras las rejas bajo la sospecha de que están leyendo mandatos bíblicos y orando junto a nosotras y nuestros hijos a el Dios cuyo nombre, como está registrado en la Biblia, es Jehová. 

En este momento en Rusia, 17 individuos están detenidos bajo custodia preventiva. Uno de nuestros compañeros de creencia ha estado en custodia por más de un año. Docenas de creyentes en 11 regiones de Rusia están bajo arresto domiciliario o tienen prohibido salir de las ciudades donde radican. Conforme pasan los días, este número incrementa. Tomando en consideración que en Rusia hay 175,000 que profesan la religión de los testigos de Jehová, nos preguntamos, cuantas más docenas, cientos, o miles de víctimas de consciencia serán necesarios para que ésta injusta persecución criminal por expresar su fe en Dios acabe. 

Bajo el pretexto de que se está combatiendo el extremismo, muchas de nosotras, e incluso nuestros hijos, hemos sido amenazadas con armas de fuego por agentes de las fuerzas especiales, quienes nos ordenaron permanecer boca abajo en el suelo. Nuestros hogares han sido cateados e inspeccionados, nuestros teléfonos y computadoras han sido confiscados, por lo cual no podemos trabajar y vivir una vida normal. Nuestras fotografías familiares, pasaportes, otros documentos personales y Biblias han sido confiscadas. Quieren forzarnos a vivir bajo miedo y que temblemos cada vez que tocan a la puerta o al sonido de una sirena en la calle, mientras esperamos ser arrestadas por nuestra fe. Algunos creyentes han sido despedidos de sus lugares de empleo después de muchos años de trabajo impecable solo porque la organización de los testigos de Jehová está prohibida en Rusia. No encontramos la respuestas a la preguntas de por qué somos víctimas de tal acoso en nuestro país, o cuál será el siguiente grupo religioso que caerá victima después de nosotros. 

Las agencias policiacas que acusan a nuestros esposos a causa de su fe en Dios dicen que todo se debe a la decisión que tomó la Corta Suprema de la Federación Rusa de liquidar toda entidad legal de los testigos de Jehová en Rusia.  

Sin embargo, tanto el Ministerio de Justicia de la Federación Rusa, durante la audiencia en la Corte Suprema, como el Gobierno de la Federación Rusa, después de que se tomó la decisión, declararon oficialmente que el veredicto de la corte no resultaría en ninguna violación sobre los derechos de ciudadanos en su libertad de culto. 

La decisión mencionada por parte de la Corte Suprema no prohibió la religión de los testigos de Jehová en Rusia. Solo involucraba entidades legales. Entonces, ¿por qué hay agentes policíacos actuando en contravención a la voluntad del gobierno de nuestro país? ¿Quién en nuestro país se beneficia de la represión masiva de creyentes religiosos? ¿Por qué nuestros familiares están siendo acusados de crímenes serios con posibilidad de enfrentar entre 6 a 10 años de prisión por actividad extremista ficticia (Artículo 282.2 del Código Criminal de la FR)? ¿Por qué agentes policiacos están erróneamente interpretando la expresión pacifica de fe en Dios como participación en una organización extremista?  

Honorables miembros del Consejo, por favor ayúdennos a encontrar las repuestas a estas preguntas.  

Bajo tales circunstancias monstruosas, tememos por el futuro de nuestros hijos. Ahora existen las condiciones para que los hijos sean arrebatados de sus padres, cuya fe en Dios haya sido decretada como “equivocada.” Informes en los cuales se menciona que la información de niños cuyos padres son Testigos de Jehová está siendo recolectada en centros médicos y educativos es muy alarmante. No es sorprendente que prácticamente cada semana familias enteras de compañeros creyentes abandonen todo y huyan al extranjero a buscar asilo político en protección de sus hijos. 

A cambio de nuestra libertad y una vida en paz, se nos está invitando a abandonar nuestra fe. Esto no es una metáfora. Investigadores nos han hecho la invitación de firmar documentos para evitar un castigo por extremismo. O si no, como lo mencionan ellos, ningún abogado podrá salvarnos. Pero no podemos dejar de creer en Dios. Es un derecho que todo individuo tiene al nacer. La Federación Rusa es un estado multiconfesional y nosotras, como ciudadanas Rusas, tenemos el derecho a esperar que nuestros derechos sean respetados por el estado. No estamos solicitando trato especial. Solo solicitamos una cosa: Por favor, defiendan nuestros derechos. 

¡Honorables miembros de Consejo! Una campaña de terror ha sido desatada sobre una religión entera, una de las religiones cristianas más grandes en Rusia. Derechos humanos fundamentales están siendo pisoteados: El derecho de libertad de culto e inviolabilidad personal, el derecho a la dignidad personal, el derecho a la privacidad, el derecho a inviolabilidad en el domicilio, la libertad de conciencia, la libertad de pensamiento, la libertad de culto y el derecho a la propiedad privada.  

Si el gobierno Ruso no frena pronto esta creciente campaña de terror, la administración se enfrentará a una catástrofe de derechos humanos a nivel nacional. ¡Estamos seguras de que ustedes tienen el poder para tomar acción ahora! Les solicitamos que le haga llegar esta información al Presidente de la Federación Rusa, y a usar todo medio legal a su disposición con el fin de restaurar los derechos de creyentes religiosos.  

    Con respeto, las esposas de hombres que están detenidos: 

 Alyona Vilitkevich (República de Bashkortostán)  Anna Zyablova (Región Magadán)  Yulia Klimova (Región Tomsk)  Galina Kochneva (Región Oremburgo)  Irina Christensen (Región Oriol)  Svetlana Markina (Región Múrmansk)  Tatyana Petrova (Región Magadán)  Anastasia Puyda (Territorio Khabarovsk)  Natalia Suvorova (Región Oremburgo)  Trofimova Ulyana (Región Múrmansk)  Otras se agregaran.