19
Mié, Dic

Fidel Castro: el dictador contra el «imperialismo»

Mundo
Typography

Mandatario de Cuba entre 1959 y 2008

 

Acapulco Gro., 9 de octubre del 2018 (ABC) El 4 de diciembre de 2016, las cenizas de Fidel Castro Ruz fueron depositadas en el cementerio de Santa Ifigenia de Santiago de Cuba. Habían recorrido la isla durante cuatro días desde La Habana, en un cortejo fúnebre cargado de simbolismo. Era el mismo viaje, pero a la inversa, que Castro había hecho en vida casi 58 años antes, cuando, tras el triunfo de la revolución el 1 de enero de 1959, se dirigió desde Santiago a la capital para inaugurar una nueva época.

ABC ilustró la noticia de la muerte de Castro con una de sus fotos más conocidas, sobre fondo rojo. Su hermano y heredero político, Raúl Castro, anunció al mundo la muerte a los 90 años de edad del líder de la Revolución el 25 de noviembre de 2016. Se decretaron en su honor nueve días de luto en la isla.

Tirano implacable para unos y héroe contra el imperialismo para otros, su muerte, el 25 de noviembre de 2016, ponía fin a la existencia de una figura clave del siglo XX, si bien en la jerga propagandística del régimen era solo una «desaparición física», dando a entender que su legado sigue vivo en cada uno de los cubanos. Con fama de conquistador, no se sabe a ciencia cierta cuántos hijos dejó, entre los que tuvo con sus dos esposas y otros fuera del matrimonio, aunque hay quien los cifra en once. No obstante, tras décadas de culto a su persona, muchos hablan de él como su «padre».

Había nacido en 1926 en la provincia oriental de Holguín, hijo de un terrateniente de origen gallego. Siendo estudiante de Derecho en La Habana se zambulló en la acción política y a los 21 años participó en un intento de derrocar al dictador dominicano Rafael Trujillo. En su país, su primer desafío a Fulgencio Batista fue el asalto frustrado al cuartel de Moncada en Santiago de Cuba, en 1953. Encarcelado por ello y luego indultado, no tardaría en retomar la lucha. Se exilió en México, conoció al Che Guevara y regresó a la isla en 1956 a bordo del mitificado barco Granma. Los rebeldes se emboscaron en Sierra Maestra y combatieron durante más de dos años a Batista, hasta derrotarlo. Tras su viaje triunfal desde Santiago de Cuba, entró con sus carros de combate en La Habana.

Pronto las promesas democratizadas dieron paso a un régimen con juicios sumarios por tribunales revolucionarios, una reforma agraria y la expropiación de empresas y propiedades de cubanos y extranjeros.

Saltaron las alarmas del otro lado del estrecho de Florida y EE.UU. financió en 1961 la fracasada invasión de bahía Cochinos por disidentes cubanos. En esos días Castro proclamó el carácter socialista de la revolución. Al año siguiente, el embargo estadounidense y la «crisis de los misiles» mantendrían la tensión. Pero ni este enfrentamiento ni la desintegración de la URSS han logrado tumbar el régimen castrista. En 2006, cuando la salud de Fidel Castro se resintió, cedió provisionalmente el poder a su hermano Raúl, que lo asumió de forma oficial en 2008. Pasó sus últimos años apartado de primera línea, pero entonces, como aún hoy, siguió muy presente en la vida cubana.