15
Sáb, Dic

EE.UU. comienza a votar en unas históricas elecciones legislativas

Mundo
Typography

Los gobiernos de los 50 Estados han revelado que han votado por adelantado 30 millones de personas, ocho millones más que en las anteriores elecciones parciales de 2014.

Acapulco gro., o6 de noviembre del 2018 (ABC) EE.UU. ha comenzado a votar a las 06.00 de la mañana en la costa este del país, mediodía en la España peninsular. Los primeros en abrir sus colegios electorales han sido los Estados de la costa este del país, entre ellos Virginia y Nueva York. No se comenzará a contar votos hasta las 19.00 hora local, la 01.00 del miércoles en España. Las últimas urnas, en Alaska, cierran a la 01.00, con lo que el resultado definitivo no se conocerá hasta pasadas las 07.00 de la mañana del miércoles hora española.

Una prueba de la importancia de estas elecciones es que, según revelaron los gobiernos de los 50 Estados anoche, han votado por adelantado 30 millones de personas, ocho millones más que en las anteriores elecciones parciales de 2014. Están llamados a las urnas 235 millones de estadounidenses.

En las elecciones de este martes se renueva la totalidad de la Cámara de Representantes, un tercio del Senado y a los gobernadores de 36 Estados, incluidos Nueva York, Florida, California y Texas. Además, diversos Estados someten a referendo la aprobación del consumo de marihuana para usos más allá del tratamiento médico o la prohibición de subsidios públicos a hospitales que practiquen abortos.

Últimas encuestas

Las últimas encuestas prevén una mayoría de votos demócratas, algo que permitiría al partido de la oposición recuperar al menos el control de la Cámara de Representantes. En el Senado, los republicanos mantendrían la mayoría, según esos mismos sondeos. Estos, sin embargo, ya erraron en 2016 cuando dieron por ganadora a Hillary Clinton.

El presidente, Donald Trump, participó ayer en tres mítines en Ohio, Misuri e Indiana, en los que dijo que considera que estas elecciones legislativas son un referendo sobre su gestión. «Aunque en estas elecciones mi nombre no esté en ninguna papeleta, no me cabe duda de que son un referendo sobre todo lo que hemos conseguido en estos dos años», dijo Trump anoche en Indiana. Bajo su presidencia, el paro ha caído a un mínimo histórico del 3,7% y los salarios han subido, de media, un 3,1% en octubre. «No ha habido una bonanza económica como esta en mucho, mucho tiempo», dijo el presidente ante miles de votantes.

El expresidente Barack Obama ha intentado contrarrestar el empuje de Trump con varios mítines. Ayer apareció por sorpresa en las oficinas del Partido Demócrata en el condado de Fairfax, en Virginia y a las afueras de Washington. «En estas elecciones se decide el carácter de esta nación», dijo Obama tras repartir donuts entre los voluntarios. «En estas elecciones se decide quiénes somos. Votamos sobre nuestra razón de ser. Votamos sobre cómo nos comportamos. Votamos sobre cómo tratamos a las demás personas».

Los demócratas han prometido bloquear las medidas sobre inmigración que ha propuesto Trump. El presidente ha desplegado al ejército en la frontera para contener el avance de caravanas de emigrantes que quieren pedir asilo en EE.UU. y ha avanzado un decreto con el que pretende denegar la nacionalidad a los hijos de «sin papeles» nacidos en el país. Además, necesita de una mayoría republicana en el Capitolio para finalizar la construcción de un muro con México, una de sus principales promesas en la campaña de 2016.

Si los demócratas consiguen el control de la Cámara de Representantes, en teoría pueden iniciar el «impeachment» o recusación del presidente. Es algo que se ha intentado en el pasado reciente con Richard Nixon y Bill Clinton. Sin embargo, es poco probable que así suceda, porque para que ese proceso tenga éxito se necesitan dos tercios del Senado, algo fuera del alcance del Partido Demócrata. Este sí que podría, sin embargo, pedirle a Trump sus declaraciones de la renta —que hasta hoy son secretas— y llamarle a testificar.