20
Sáb, Abr

La abolición de la pena de muerte en el mundo, ¿cada vez más cerca?

Mundo
Typography

INFORME DE AMNISTÍA INTERNACIONAL... Las ejecuciones descendieron un 31% en 2018, pero en la actualidad hay casi 20.000 personas condenadas a la pena capital en todo el mundo

Amnistía Internacional (AI) se muestra moderadamente optimista sobre la disminución de la aplicación de la pena de muerte en el mundo. La hace tras los datos recogidos el año pasado, según los cuales se habrian producido 690 ejecuciones en un total de 20 países. Este número representaría un 31% menos de las llevadas a cabo en 2017, que ascendieron a 993, y supondría la cifra más baja producida en los últimos diez años.

 

(ABC) «El drástico descenso de las ejecuciones demuestra que, incluso los países más insospechados, están empezando a cambiar sus prácticas y a darse cuenta de que la pena de muerte no es la solución», ha subrayado el secretario general de Amnistía Internacional, Kumi Naidoo, con motivo de la presentación del informe de 2018 sobre este tema. En opinión de Naidoo, el descenso «considerable» en «el número de ejecuciones consumadas por varios de los peores verdugos del mundo» constituye «una señal esperanzadora que indica que es solo cuestión de tiempo que este castigo cruel quede relegado al rincón de la historia, donde debe estar», afirma en un comunicado.

Las cifras ponen de manifiesto «el avance de la tendencia mundial hacia la abolición de la forma más extrema de pena cruel, inhumana y degradante», señala en su último informe AI, en el que recoge los datos sobre ejecuciones y condenas a pena de muerte en todo el mundo a lo largo del año pasado.

En el lado positivo, el texto se refiere a los países que avanzaron hacia la abolición plena de la pena de muerte, como Burkina Faso, que en junio de 2018 abolió la pena de muerte en su Código Penal. Por su parte, en febrero de 2018, el presidente de Gambia estableció una moratoria de las ejecuciones y ese mismo mes el país se convirtió en Estado Parte en el Segundo Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, destinado a abolir la pena de muerte. A su vez, el gobierno de Malasia estableció una moratoria de las ejecuciones en julio y, en octubre, anunció que iba a reformar su legislación sobre la pena de muerte. Ese mismo mes se declaró inconstitucional el estatuto de pena de muerte del estado estadounidense de Washington.

Según el estudio de AI, que se ha hecho público hoy, al concluir el año 2018 106 países (más de la mitad de los Estados del mundo) habían abolido la pena de muerte para todos los delitos; y 142, dos tercios del total, en la ley y en la práctica.

En el lado negativo, la aplicación de la pena capital se sigue concentrado en un mismo grupo de países, encabezado por China, Irán (253 ejecuciones), Arabia Saudí (149), Vietnam (al menos 85) e Irak (al menos 52). Aunque, AI matiza que las ejecuciones, tanto en Irán como en Irak, descendieron de manera notable (más del 50%) respecto al año anterior. Nuevamente el gigante asiático lidera este triste ránking, aunque paradójicamente no se incluyen sus datos -que AI cifra en miles de personas- ya que están clasificados como un secreto de Estado.