18
Jue, Ene

La violenta irrupción en la Concepción con saldo de 11 muertos y 38 detenidos

Municipios
Typography

 

El intento de homicidio contra fotógrafo que tenía evidencias de la ejecución sumaria extra judicial

Acapulco Gro., 09 de enero del 2018.- La irrupción de fuerzas de seguridad pública del estado a la comunidad de la Concepción, dejó como saldo la madrugada del domingo al menos 11 muertos y 30 detenidos.

Entre lo que algunos llamaron “enfrentamiento”, pero que más bien fue la irrupción de cuerpos de seguridad con un fin específico, a saber, un operativo para detener al dirigente del Consejo de Ejidos y Comunidades Opositoras a la Parota y desarticular la organización de un grupo de policía comunitarias en la zona, trajo como consecuencia también la agresión directa contra el fotógrafo de prensa Bernardino Hernández.

Convaleciente en una sala de hospital, el fotógrafo que “no le tiene miedo a nada”, expresó: Pensé que me matarían, los policías Estatales tuve, miedo porque uno de ellos dijo; “Hay que matar a este hijo de su puta padre”.  Me golpearon, me arrastraron y me llevaron, atrás de una Casa donde me dieron, con la Culata de un arma en la cabeza que me hizo perder el conocimiento.

Y es que, según el relato del fotógrafo, había capturado con su equipo, imágenes inéditas de la irrupción de los cuerpos de seguridad a esa zona del Acapulco Rural. Entre otras cosas, manifestó que fue testigo de como los policías estatales había golpeado bestialmente a pobladores y además asesinado a un mejor de edad.

El testimonio del reportero gráfico deja ver que se trató de un acto de violencia desmedido por parte de los cuerpos de seguridad del estado y que, no fue un enfrentamiento como tal, más bien una ejecución extra judicial.

Aunque no es un reportero temerario, el sentir en carne propia la agresión de quienes deberían velar por la seguridad de los ciudadanos en Guerrero sintió “la muerte encima”, pues uno de los policías accionó en dos ocasiones su arma de cargo a unos centímetros de la cabeza de Bernardino Hernández.

Además de los golpes que recibió el fotógrafo, quien narró a compañeros periodistas, la forma animal de que fue objeto también dijo que le destruyeron su equipo de trabajo y las evidencias de lo que consideró como un “abuso del poder”.