20
Sáb, Oct

En el Aguacate claman por medicinas ya que no hay médicos; A 80 años de su creación, no tienen nada más que la esperanza

Municipios
Typography

Su pecado es ser un pueblo pequeño y si un menor se enferme a media noche se muere

Coyuca de Benítez Gro., 11 junio del 2018(Noticias Acapulco al desnudo.com) La comunidad de El Aguacate a 80 años de haberse creado, sigue en el olvido pues no tiene centros de salud, canchas deportivas ni tampoco la esperanza de que algún día el presidente municipal de Coyuca de Benítez, Javier Escobar Parra, les lleve lo que por ley deben tener por encima de la excusa de que como son a penas 80 habitantes no les pueden da más que un rastrillo de camino.

El alcalde de Coyuca de Benítez, según algunos campesinos de El Aguacate, padece Alzheimer, porque ya olvidó lo que estable el artículo 115 constitucional, que obliga al gobierno a dotar de obras y servicios a sus pueblos y comunidades en lo más elemental como es: acceso a la salud, educación, alumbrado público, agua potable y drenaje entre otras cosas.

El olvido de la responsabilidad del alcalde de atender las demandas de habitante del Aguacate, a 80 años de su creación en una clara videncia de la enfermedad de Alzheimer, porque   a decir de los especialistas es el primer síntoma de manifestación de ese mal que trae como brutal consecuencia el que la persona que la padece olvide todo.

El comisario o delegado de esa comunidad, recibe en la comisaría, -una vieja casa de tres por tres, donde más que una oficina parece una bodega semi vacía con una carretilla vieja y un par de palas y machetes,- a los candidata a la presidencia de Coyuca por el partido socialista de México, Perla Maldonado Rodríguez, acompañada del candidato a diputado por el distrito 08 local, Calletano Benítez Castañeda y parte de la planilla, y tras tocar una pedazo de fierro colgado de una madera, espera la llegada de los pobladores.

En su cara, de la autoridad de El Aguacate, la gente les dice a los visitantes que buscan el voto en ese lugar olvidado, que, desde años, no hay un solo gobierno que se interese en cambiar la realidad de ese lugar donde un niño puede morir por piquete de alacrán o mordedura de una culebra, pues no hay una pastilla de paracetamol.

Ante esto, la excusa principal de los que llegan a la presidencia de Coyuca de Benítez, es que no pueden llevar obras a esa comunidad, debido a que no tienen más que 80 habitantes. Están pues confinados a vivir bajo la voluntad de DIOS porque no hay nada que los pueda salvar a punto de media noche ante una emergencia médica