16
Dom, Dic

Le sacan sus trapitos al sol al líder sindical del SUSPEG de la sección XXVII

Municipios
Typography

En pleno informe de labores, irrumpen trabajadores que había sido expulsados de manera ilegal y le piden cuentas de la caja de ahorro al líder sindical Gilberto Baños Ramírez

 

Claudio Vargas/IRZA

Acapulco Gro., noviembre 15 del 2018(IRZA) En pleno tercer informe de labores del secretario general de la Sección XXVII del SUSPEG, Gilberto Baños Ramírez, fue abochornado por un grupo de al menos 20 trabajadores que ante la asamblea, lo denunciaron de haberlos expulsado para que no se presentaran y le pidieron que rinda cuentas de la caja de ahorro.

Aunque la sala de lujo del hotel Crowne Plaza, en la zona turística de Acapulco, estaba custodiada por elementos de seguridad privada y una comisión interna del sindicato, los trabajadores expulsados del sindicato, se fueron colando uno a uno hasta que lograron entrar al recinto donde se daría a conocer el trabajo del secretario general de la Sección XXVII.

El evento del tercer informe que duró varias horas hoy por la tarde, parecía que se salía de control y que no se realizaría, pero gracias a la intervención del profesor, David Martínez Mastache, secretario general del Comité Central Ejecutivo,(CCE) del SUSPEG fue que se logró instalar la asamblea para después escuchar las quejas y denuncias.

En la mesa del presídium, se observaba a Baños Ramírez, con una cara de angustia y preocupación, no era para menos, un grupo de trabajadores de sus sección, a quién un día antes había expulsado para que no le hicieran reclamos, estaban ya dentro de la asamblea y gritándole “corrupto, mañoso, vendiste a la clase trabajadora”.

Uno de los inconformes, con megáfono en mano, subió ante todos y gritó que el líder sindical es un corrupto y le exigía que rindiera cuentas de los dineros de la caja de ahorro y que se pusiera a trabajar porque era un huevón.

En medio de gritos, el líder sindical de la sección XIX Humberto Piza Pérez, salió silencioso y abandonó el recinto ante el temor que se produjera un enfrentamiento. Su compañera Emma Torres y Natividad Calixto se mantenían en silencio, con cara de mortificación, pero no se fueron del lugar hasta que terminó el evento.

“Queremos que nos explique por qué expulsó a los compañeros del sindicato”, le pedían al líder Baños Ramírez. Pero aunque los señalamientos eran directos, aguantó y esperó que su dirigente estatal lo protegiera y negociara con la parte opositora.

Al final, todo volvió a la calma y realizaron entregas simbólicas de incentivos y algunos regalos a los trabajadores como son licuadoras, refrigeradores y otros enceres.(www.agenciairza.com)