20
Mié, Feb

Crónica de una visita no anunciada

Municipios
Typography

Va Mario Moreno al Parque Papagayo, evalúa el estado en que se encuentra y anuncia que viene un inversión importante para dignificar ese lugar de recreación familiar

 

Claudio Vargas/ IRZA

Acapulco Gro.,  enero 24 del 2018 (IRZA) Son las tres de la tarde con 35 minutos,  el secretario de desarrollo social (SEDESOL) del gobierno del estado de Guerrero, Mario Moreno Arcos, visita de manera sorpresiva el Parque Papagayo, pulmón ecológico de Acapulco; observa que el lugar de recreación y entretenimiento está descuidado y necesita transformarse en un lugar digno para los Acapulqueños y turistas que lo visitan.

 Una comisión de trabajadores de ese parque está listo para acompañar al funcionario en un recorrido al interior y ver en qué condiciones se encuentra. Inician por el lado derecho atrás de donde están las oficinas administrativas y que conecta con el ayuntamiento municipal. Antes era un basurero y ahora está casi limpio. 

Al fondo, se observó lo que antes era una planta tratadora de aguas y ahora está en total abandono, ya no sirve y solo se ven los restos del equipo de bombeo oxidado y que algún día funcionó. En las  inmediaciones no se miró basura, sino restos de ramas y hojas secas que usan como abono orgánico en algunas zonas de plantas.

El director del parque Papagayo  Mario Hernández Zamora, -que según dicen trabajadores antes era jefe de seguridad- explica las áreas y del por qué se encuentran en esas condiciones. En recorrido va también el representante de un grupo ecologista llamado “Guerrero Verdes”,  así como un coordinador de arrendatarios, quién va diciéndole al secretario Moreno Arcos, cuáles son las áreas, cuánto pagan de renta y cuál es la desproporción del cobro de unos y otros.

A su paso por el centro de uno de los andadores, sobre las orillas del adoquín, en los bordes de concreto, asoman varillas de acero oxidado. Mire usted señor –le dijo el representante de arrendatarios- cómo están, señas que no le dan mantenimiento y tomen nota de eso.

Luego, siguieron caminando hasta llegar a la segunda entrada del parque, por el lado del Asta Bandera.  A continuación el director le va mostrar las llamadas Fuentes Danzarinas, pero luego de varios minutos, tardan en encender y el secretario prefiere continuar con el recorrido. 

Una mujer de edad avanzada, de aspecto indígena, se acerca al funcionario estatal y le dice que ella paga por vender raspados y que según ella en el precio estaba incluido un espacio para guardar su vehículo de trabajo, pero que ahora le cobran más y considera que no es justo.

Antes Moreno Arcos, Saluda a un hombre que le faltaba una pierna y que vendía huareches en una pequeña mesa en la entrada de lado de la Costera.  Cuando dan vuelta rumbo a la zona de los lagos,  alguien se acerca y le dice: “esta casita era para prestar primeros auxilios”, ahora ya no, porque la convirtió el director en una pizzería, algo que ha molestado a la gente, porque cuando llega pasar algo, tienen que llamar a la Cruz Roja para que se lleven al herido o accidentado a un hospital de la zona.

Caminan metros más adelante y se detienen por unos minutos para observar el enorme lago donde antes se paseaban en lanchas de recreo está seco sin agua. Hay decenas de trabajadores que parecen no tener descanso, apurados dándole mantenimiento a los pisos.

Al otro lado, la otra parte del lago aún tiene agua, el color es verdoso y con el movimiento del viento, generan pequeños movimientos en ese cuerpo de agua, de donde emanan olores pestilentes. 

El director se da cuenta y entra en acción. Mire usted, esto que ve no es agua sucia, es agua verdosa porque le cae hojas de los árboles y fruta. No la verá transparente o cristaliza como las fuentes de los centro comerciales, no, porque esta agua tiene vida y hay mucha vegetación a sus lado.

El recorrido sigue: ahora van al otro extreme por la entrada de la avenida Cuauhtémoc, en la zona conocida como la piñata. El hombre de los comerciantes que pagan renta, se vuelve acercar a Mario Moreno y le dice; esos juegos según venían por tres meses y…ya llevan un año porque el director le renovó el contrato, atajó.

Pero el problema no es ese, continua, mientras a esa señora de la mesa que vende cerca de los juegos les cobra mil pesos por vender, a ellos les cobra lo mismo, pero además no pagan agua ni luz, lo cual es desproporcionado dijo.

El director del parque, se le va el color de su rostro y hasta se pone nervioso y le da tos temporal. Sin embargo siguen caminando y mientras van de regreso a las fuentes danzarinas, el mismo comerciante, le dice al funcionario estatal: “Miré esta alcantarilla, en qué condiciones se encuentra, con varillas que ponen en riesgo la integridad de niños y personas de la tercera edad.

 Hacen una pausa y luego siguen el camino al otro lado del parque por la zona de la Costera. Por fin, Mario Moreno, ve el salir del agua de la fuentes danzarinas mientras es acompañada con música alegre.

 Ahora, ya casi las cuatro de la tarde con 20 minutos, se van rumbo a las oficinas administrativas. Antes pregunta sobre un enorme centro recreativo separado del parque al parecer una concesión a 20 años y que se aprecia muy descuidada. Nadie dice de quién es. Pero un hombre que camina cerca del lugar, oye, y exclama: “Es de Jorge Zamora, el locutor de radio que está al servicio de Choky”. Nadie dice nada al respecto y como que no escucharon, siguen el trayecto en su recta final.

Cabe señalar que el representante del grupo ambientalista “Guerrero Verdes”, más que interesarse en el medio ambiente, más bien parecía un verdadero defensor de oficio, interrumpiendo al comerciante en cada señalamiento que hacía en lo que él consideraba un acto injusto y además de falta de atención del director de ese parque. 

“Aquí no venimos a confrontarnos y pelear, sino a sumar fuerzas para mejorar el parque”, decía el de Guerrero Verdes. En eso, otro comerciante le interrumpió y le dijo: “Pero si ustedes nunca están, cuando se les llama par a ver por qué se están muriendo los árboles”.

El ecologista le contesta que los árboles se mueren porque están viejos y se necesitan ser sustituidos por otros. Pero nunca habla de que ellos han sembrado alguno. Al final concluye el recorrido y un grupo de reporteros entrevistan al secretario de desarrollo social del gobierno del estado.  En respuesta a las preguntas, el funcionario dijo que vienen a rescatar y mejorar de manera considerable al parque Papagayo  y entregárselo a los Acapulqueños. Se busca dijo, que sea atractivo, que tenga variedad y que las familias se puedan sentir muy a gusto de un parque digno afirmó Moreno Arcos y anunció una importante inversión para cambiar la imagen de ese pulmón ecológico.