19
Mié, Dic

Epicentro/ El Infierno está en Acapulco

Opinión
Typography

Acapulco Gro., 11 de octubre del 2018 .-Acapulco fue de ser el paraíso de América a convertirse en un infierno; la gran ciudad del turismo internacional es hora la capital de la muerte por la ola incontenible de violencia que por momentos se detiene. El llanto de madres que lloran a sus hijos, de esposas que entierran a sus maridos abatidos por las balas de los que acabaron con su vida porque no tenía dinero para pagar la penitencia. El Acapulco dorado ahora es negro por el luto que guardan los transportistas asesinados en calles y avenidas del centro.

 

A punto de cerrar el año 2018, con una nueva esperanza en el gobierno en este municipio, en donde habitantes esperan un cambio. “Queremos que un día nos levantemos y la delincuencia, cáncer que lacera y consume a esta sociedad ya no sea”, expresó Lina una artista plástica en este destino de playa. A su llegada a la presidencia Adela Román Ocampo, dice que “va con todo y que con todo es ir con todo”. A los pocos días de asumir el cargo, le lanzan la primera advertencia, que si intenta hacer cambios en la SSPyPC habrán de recibirla a punta de bala. Días después la alcaldesa, no se intimida y arremete que en el ayuntamiento hay: “mafias y grupos apoderados de áreas completas de la administración”. Al estilo de narcotraficante colombiano Pablo Escobar Gaviria, le envían a los responsables del departamento de recursos humanos, un arreglo floral y el aviso en una tarjeta de que si cambian algo en ese gobierno, vendrán las coronas de muertos. Hay temor y miedo entre los trabajadores, Acapulco se pinta de rojo y el inminente ataque contra cualquier integrantes del ayuntamiento, hace que todos sientan que viven en un infierno. Para fortuna, hay una mano que se extiende para la autoridad municipal y entra en acción al enviar una unidad especial para garantizarle seguridad a la primera autoridad del municipio. Insiste que en caso de que se detecten anomalías, se abren carpetas de investigación y se actúa. Viene el mayor movimiento telúrico en la historia del municipio; sacar de la nómina a los aviadores y gente de confianza del anterior gobierno que violentando los derechos de los trabajadores, otorgaron bases a quienes a penas tenían meses de haberse contratado. La advertencia de Román Ocampo, es clara, no vamos a mantener a gente que no trabaja, esto es “criminal”, no lo vamos a tolerar. Acto seguido, quienes estaban comisionados-sin hacer nada- ya regresaron a sus adscripciones, ante el temor de ser dados de baja. Otros nadan de a muertito y le pelan el diente a la presidenta para que no los corra y respete sus privilegios que les dejó un alcalde que está en boca de todos, y no precisamente por buen edil, sino porque se ha amparado ante cualquier acto judicial de al menos 68 autoridades que intenten fincarle alguna responsabilidad por malos manejos o desvío de los recursos públicos. ¿Qué pasará con las amenazas? –Las cumplirán, no lo sabemos. Lo cierto es que una vez que llegue Andrés Manuel López Obrador al poder, unificará a todas las policías y no es que quieran, las va poner a limpiar al país de todo tipo de lacras que causan dolor a la sociedad. La Marina, el terror de la delincuencia, saldrá a las calles y colonias populares, hacer su trabajo. “Hay quienes dicen que hay una consigna de que cero tolerancia contra la delincuencia y hay de aquellos que buscan levantar un arma contra ellos, porque serán cosa del pasado”. Muchos en Acapulco piden un alto a este infierno de fuego en el viven, otros que cumpla el nuevo gobierno la promesa de un mundo mejor, eso, claro está por verse.