23
Mié, Jun

TENIS | CONDE DE GODÓ / Nadal no se deja sorprender por Nishikori y accede a cuartos

Deportes
Typography

El balear sube de nivel, luce buen drive, recupera el saque, y apaga al japonés tras ceder el segundo set

 

(ABC).- Rafael Nadal ya está en cuartos después de otro partido extraño, a tres sets, y con mucho cambio de guion. El balear ganó a Kei Nishikori en dos horas y 19 minutos. El resultado importa, pero sobre todo importan las formas. Aunque cedió el segundo parcial, después de un 6-0 tramposo, las piernas ya vuelan, el drive está ajustado y la confianza sigue subiendo.

Le sirvió de mucho y bien a Rafael Nadal tener un estreno complejo en el Conde de Godó. Ilya Ivashka lo metió en problemas porque se impulsó sobre sus errores y mostró un nivel muy por encima de su ranking, 111 del mundo. Pero el balear fue poco a poco completando el puzle del tenis suficiente para batir al bielorruso. Y fueron dos horas y media de fogueo que hoy, ante Kei Nishikori le han servido para no dejarse sorprender.

Tan fácil el primer set, ante un japonés que apenas dio muestras de quien fue, dos veces campeón en estas pistas, que Nadal se despistó en la segunda manga. No había ritmo por parte del rival, parecía que estaba totalmente fuera del partido, pero acabó engatusando al manacorense. Porque las lesiones han machacado a Nishikori, pero tiene tenis de sobra para sorprender a quien sea. De hecho, en los Juegos Olímpicos de Río 2016 fue el japonés quien se llevó el bronce ante el español.

 

Así, con ese revés de categoría premium que posee Nishikori, empujó fuera de la pista a Nadal, incapaz de encontrar el ritmo perdido ni las piernas que lo han llevado en volandas a ganar por 6-0 la primera manga. Y aún en el tercero, tuvo el japonés unas muy buenas formas y oportunidades de poner en más aprietos todavía al número 3 del mundo. Pero no acertó a aprovechar ninguna de las cuatro bolas de break que disfrutó en los dos primeros turnos de saque del español. Doloroso ese 0-40 perdido. Y ahí se quedó el japonés.

Porque en tenis, hay jugadores muy buenos que se quedan atrapados en las opciones, como Nishikori. Y jugadores campeones que hacen cuenta nueva con cualquier error propio y continúan trabajando por una nueva opción. Si el japonés no aprovechó sus opciones, sí lo hizo el español. Primer break para el 3-1 y a castigar la moral del rival. Con la derecha, que ya funciona de forma letal, y el revés que también ya coge calor. También el servicio se ha recuperado, con un saque directo levantó aquel 0-40 en contra. Este Nadal cada vez está más entonado. De piernas y de cabeza. Si ante Ivashka encontró el tenis, contra Nishikori recuperó las buenas sensaciones y la capacidad de apagar cualquier fuego. También la confianza para golpear sin miedo, con esas herramientas anuló el último arreón del japonés, con 4-2 y opción de rotura. Fue el balear quien aguijoneó después. Al resto, en la segunda bola de partido, con un drive paralelo marca de la casa.

A pesar de esos dos sets perdidos en el camino, este todavía tiene un buen horizonte. Ya en cuartos, el viernes, choque contra Cameron Norrie, que superó la ronda ante David Goffin (6-0, 3-5 y retirada del belga por lesión).

«Empecé jugando más dinámico, buscando el drive y dominaba la mayoría de puntos. Mucho mejor que ayer. Yo sentía que había jugado bien, pero tuve una oportunidad con un passing que era ganable, pero he fallado. Me ha costado acostumbrarme a ese nivel en el segundo y he sufrido al principio del tercero. Hay cosas muy positivo después del de ayer. Cada victoria significa mucho porque son pocos partidos de competición en este año. Ha habido un error por mi parte en el segundo set: se me ha ido a doble break. A uno tienes tus opciones sobre todo al final porque el que saca tiene más tensión. Pero con el segundo break es imposible. Creo que luego he hecho cosas buenas. Me he sentido bien en el tercero. He conseguido tirar largo, cambiar al paralelo con el drive porque él estaba cómodo con el revés. Estoy contento y mañana es otro día más en pista», analizó el balear a pie de pista.