23
Jue, Sep

TENIS... La triple herida del irascible Djokovic

Deportes
Typography

Venía a los Juegos para ganar dos oros y se marcha de vacío y lesionado antes del US Open, el último grande de la temporada en el que no sabe si podrá competir

 

(ABC).- Una de las imágenes de los Juegos será, sin duda, la de Novak Djokovic desquiciado lanzando su raqueta al tercer anfiteatro de la pista central. Lanzamiento que, de ser olímpico, habría alcanzado el podio. Bromas aparte, la imagen del serbio evidencia una frustración que él mismo reconocía tras el choque ante Carreño. Porque venía a Tokio a por el Golden Slam y se marcha de vacío, derrotado tres veces en el torneo, las mismas que en todo lo que lleva de temporada en el circuito ATP.

«Estoy agotado física y mentalmente, pero por supuesto que no me arrepiento de haber venido a los Juegos. Lamento no haber podido ganar una medalla para mi país», explicó el serbio, claramente emocionado. Tanto, que por momentos tuvo que parar y tomarse un tiempo para seguir contestando las preguntas de los periodistas.

Para el número uno del mundo, estos Juegos de Tokio forman parte ya de su leyenda negra. Un lunar en una temporada magnífica que comenzó ganando en Australia, que siguió con Roland Garros y que remató antes de venir a Japón con la victoria en Wimbledon. En la cita olímpica le esperaba el oro, pocas medallas parecían tan claras, pero se marcha de vacío, pues tras caer ante Carreño renunció a luchar por el bronce en el dobles mixto. «Me he dejado todo en la pista. Lo di todo, pero no fue suficiente. Sé que he decepcionado a muchos aficionados serbios, pero esto es deporte», señaló el tenista, quien anunció que había jugado ante Carreño con «varias» lesiones diferentes. Dolencias que le impidieron salir a la cancha junto a su compañera Nina Stojanovic.

 

Secuelas para el US Open

El estado físico de Djokovic preocupa, pero también su desgaste mental. Los Juegos son un torneo muy exigente, con partidos cada día, que obliga a darle al cuerpo un descanso. «No vine fresco a los Juegos, eso es lo primero, y luego todo lo que me pasó estos días me dejó exhausto. Vine extremadamente agotado emocionalmente, pero motivado, con las ganas de traer una medalla a mi país», señaló el serbio, que no pudo cumplir con sus expectativas.

Ahora, deberá descansar antes de pensar en el último grande. Un US Open al que sus rivales llegarán con más descanso y con la mente más clara. Nadal lleva meses recuperándose y Federer paró tras Wimbledon. Además, otros como Tsitsipas cayeron muy pronto en Tokio. «Espero que las secuelas físicas no me den problemas en el US Open, pero es algo de lo que no estoy seguro al cien por cien. No me arrepiento de nada, porque cuando juegas para tu país es necesario darlo todo», explicó el número uno, que pidió perdón por su actitud durante el partido del bronce, cuando lanzó una raqueta a la grada y rompió otra en la red. «Son cosas que pasan. No está bien, pero yo soy así», apuntó.