20
Jue, Ene

REAL MADRID... Militao, el estallido del defensa total

Deportes
Typography

 

El brasileño, inexpugnable ante la Real Sociedad, ha hecho olvidar ya a Sergio Ramos y el Real Madrid le prepara una renovación a lo grande

(ABC).- Su carrera fue una exhalación. Criado en el Sao Paulo, hace cuatro años ascendió al primer equipo de su tierra, una temporada más tarde ya destacaba en el Oporto y once meses después era defensa del Real Madrid. Todo iba deprisa, deprisa, pero en el conjunto blanco pasó diecinueve meses de purgatorio antes de volver a brillar. Fue una etapa muy dura, en la que se rieron de él y le menospreciaron con el apodo de «Limitao». No demostraba su valía porque tantos ataques le hicieron perder la fe en sí mismo. Soportar el acoso mediático en un club tan grande es difícil. Esa falta de confianza la sufrió en la era Zidane. El hecho de disputar partidos aislados y rodeado de suplentes como él le hizo pagar un precio muy caro.

 

Hasta que la lesión definitiva de Ramos le dio la oportunidad en marzo de tener continuidad y de jugar al lado de los mejores.

 

Si Florentino Pérez lo pusiera en venta «cobraría cien millones de euros» señalan en la casa blanca. El quid de la cuestión es que el brasileño no está en venta. El Real Madrid tiene un nuevo jefe de la retaguardia, 23 años, para una década

 

Se ganó la titularidad en 16 partidos excelentes, al lado de Varane y Nacho, antes de la llegada de Ancelotti, que ha supuesto la etapa de su consagración. Forma junto a Alaba un centro de la defensa que ha hecho olvidar a Ramos y Varane. En el vestuario le llaman «el coloso». Su rendimiento en Anoeta fue el punto culminante de su progresión. Cortó cuatro jugadas de gol de la Real Sociedad y creó dos acciones de peligro en contragolpes basados en la rapidez que le define. Ha pasado de ser criticado como «Limitao» a un nivel ilimitado.

Titular fijo en el esquema de Ancelotti, ha disputado 20 de los 21 encuentros del Real Madrid porque el italiano le dio descanso en Granada al regresar del periplo con Brasil con solo un día de margen. Solo Courtois, que ha jugado hasta el torneo de la galleta con su familia en casa, le supera en minutos. Desde marzo acumula 36 partidos. En los dieciocho meses anteriores participó en 25. La vida ha cambiado mucho para el coloso en llamas, puro fuego en cada lucha por el balón.

 

El Real Madrid sonrió con ironía cuando vio que Militao no estaba entre los mejores centrales del año en los grandes premios internacionales. Claro, no es un futbolista mediático y no tiene detrás el caché publicitario que apoya a muchos futbolistas en la pelea por los galardones individuales, pero si Florentino Pérez lo pusiera en venta «cobraría cien millones de euros por su traspaso», señalan en la casa blanca. El quid de la cuestión es que el brasileño no está en venta. El club madrileño tiene un central, 23 años, para una década.

 

«El de San Sebastián no ha sido el mejor partido en el Real Madrid, ha jugado muchos al mismo nivel», señalan en la dirección deportiva. La entidad fichó a Alaba como sustituto de Ramos y se ha encontrado con la explosión de Militao para conseguir desde el primer día el relevo total de Ramos y de Varane, que era la preocupación de los últimos tiempos en la planificación de la plantilla futura.

Sus allegados afirman que hace una vida dedicada totalmente al fútbol. Duerme muchas horas y cuida su alimentación muy bien para ser todavía más rápido de lo que es. Quiere triunfar en el Real Madrid y hacer historia . Casemiro es su ejemplo de dedicación. Por ello cada entrenamiento es para él otro partido y su entrega es total, rompiendo el tópico de los brasileños. Trabaja como un europeo porque sabe que para triunfar en el Real Madrid tiene que ser así.

 

Su contrato, rubricado hace dos años, se extiende hasta 2025 y el resultado de este rendimiento, que no ha tocado techo, es que el club piensa renovarle con un nuevo acuerdo hasta 2027 y una mejora importante económica de su contrato. Con vistas al PSG, su cláusula saltará de los 500 a entrar en el club de los mil millones.