04
Mar, Oct

El suplente de Benzema: un dilema sin urgencia

Deportes
Typography

El Madrid no tiene prisa por encontrar un nueve recambio de Karim que de más garantías que Mariano

No descarta no fichar a nadie o esperar al mercado de invierno, tras la cita mundialista

(ABC).- La temporada 2022-23 será la primera de la historia en la que las competiciones de clubes paren durante casi mes y medio por la disputa de un Mundial de selecciones. Una anomalía que, seguramente, elevará el porcentaje de probabilidades de situaciones inesperadas y contratiempos en la planificación. Un componente de incertidumbre que todos los grandes clubes tienen ya previsto en sus preparaciones físicas y picos de forma, más decisivas que nunca en una temporada sin precedente alguno. De ahí que el Real Madrid no tenga prisa ninguna en reforzar la posición de delantero centro que, como todas las demás, tiene doblada, pero en este caso concreto con un nivel bastante distanciado entre el titular y el suplente. Tras la marcha de Mayoral al Getafe, Mariano es el recambio de Benzema y no hay urgencia alguna para encontrar otro nueve de mayor garantías. Calma en las oficinas blancas y tres escenarios posibles.

No fichar a nadie

La salida del delantero hispano-dominicano es el deseo del Real Madrid. El Celta es el último equipo que ha preguntado por Mariano, pero, como es de sobra conocido, no parece sencillo que el ariete ponga fin a su etapa en el club blanco. Ni siquiera el verano pasado, cuando Rayo y Real Madrid acordaron su cesión respetando la totalidad de los cinco millones de euros netos de su ficha, Mariano dio el paso adelante. Solo le queda una temporada de contrato y sabe que sus minutos se contarán con los dedos de una mano, pero en el club son conscientes que su marcha solo depende de él y de las ganas que tenga de jugar al fútbol, y no de vivir en Madrid y formar parte de la plantilla blanca, aunque sea la ficha número 25.

El delantero blanco firma cinco temporadas con el club azulón, que paga 10 millones de euros por el traspaso

En esa extraña de prioridades se mueve Mariano. Si acaba siendo vendido el Madrid sí que, definitivamente, se quedaría sin un recambio puro de Benzema, pero esto no significaría que fuera al mercado de manera inmediata. Ancelotti ya ha experimentado en pretemporada con Hazard de falso nueve, y en el pasado curso también lo hizo con Rodrygo y Asensio. No es una locura decir que este año se pueda repetir la historia si Benzema no tuviera un recambio natural. El Real Madrid cree que tiene atacantes de máximo nivel para suplir a Karim, si es que el galo necesita descanso en algún partido concreto. Quizás no le falte razón, pero tendría un componente de riesgo alto si Benzema sufriera algún contratiempo físico importante que le tuviera un tiempo relevante de baja.

Fichar en el actual mercado

Contratar un nueve en verano es la segunda de las tres opciones que tiene sobre la mesa el Real Madrid, pero para ello se deben dar varios condicionantes. El club no piensa hacer ningún desembolso importante por un suplente con mayúsculas. El puesto de Benzema, junto al de Courtois, son los dos únicos intocables para Ancelotti, y eso no es compatible con dejarse la chequera en sustitutos para ambos. Karim jugó la pasada temporada 46 de los 56 partidos oficiales que disputó el Real Madrid, y de esos diez que se perdió, la mitad de ellos fueron por descanso una vez ganada la Liga y durante las primeras rondas de Copa, lo que demuestra que las rotaciones no van con él. Es cierto que esta temporada es diferente por el Mundial y la cita de Catar eleva el riesgo de lesiones en invierno, pero la indicación es clara. El nueve sustituto de Benzema debe ser bueno, bonito y barato, comunitario, y aceptar sin matices el rol secundario que va a tener.

Fichar en invierno

Si el Madrid, finalmente, no ficha en el actual mercado estival, eso no querrá decir que cierre definitivamente la puerta a un sustituto de Benzema. La ventana de invierno, a la que lleva años sin recurrir en el equipo blanco, adquiere esta temporada un estatus distinto. Enero será un mes clave para conocer el estado físico de los mundialistas, sobre todo de los que lleguen a las últimas rondas, como se le presupone a la Francia de Benzema. Si en el club consideran que el rendimiento de Karim puede verse afectado tras su papel en Catar, o el riesgo de lesiones es más elevado que de costumbre, aprovecharán el mercado de invierno para encontrar un jugador que le de aire, pero siempre bajo la misma premisa que si se hubiera fichado en verano. Un complemento, nunca un jugador de clase mundial. Ese desembolso ya llegará cuando Benzema se marche del Madrid y, de momento, esa opción no se contempla.