18
Dom, Ago

BARCELONA-CHELSEA... Riqui Puig eclipsa a Griezmann

Deportes
Typography

El canterano se erige protagonista ante el Chelsea (1-2) el día que debutan el galo y De Jong

(ABC)Las importantes ausencias de Leo Messi y Luis Suárez dejaban el camino franco para que toda la atención la centrara el debut de Antoine Griezmann, un fichaje que Valverde ha perseguido durante dos años y que finalmente ya tiene a su disposición. Pero fue Riqui Puig el que sorprendió de nuevo demostrando que la edad no debe ser un impedimento para triunfar en el primer equipo. Estuvo bien el francés pero el canterano le eclipsó hilvanando el juego y mostrando recursos de crack, dominando el centro del campo y liderando la creación. Especial mención merece una asistencia a Dembélé con el tacón dentro del área (min.15) a la que el francés no llegó por poco. Si Valverde vuelve a condenarle al Barcelona B estará capando el crecimiento de una estrella en ciernes. Puig, que el año pasado ya se lució en pretemporada y dejó detalles inolvidables en algunos partidos de Copa, se ha ganado por méritos propios la oportunidad a pelear su futuro entre los grandes, en igualdad.

Pero el foco mediático estaba puesto en Griezmann. Mostró buenas maneras el francés y demostró que no tendrá problemas para encajar en el fútbol combinativo del Barcelona. Participativo y versátil, supo asociarse con Dembélé y también con Jordi Alba cuando caía por la banda izquierda. Incluso tuvo un par de buenas ocasiones para estrenarse con la camiseta culé. En la primera el balón se estrelló en el cuerpo de David Luiz, en la segunda chutó al aire un buen centro raso que le llegaba por la izquierda. El último disparo, alto, al filo del descanso no puede ni contarse como ocasión. Aseguraba el galo el día de su presentación que si algún futbolista compañero suyo estaba enfadado con él (refiriéndose a Messi y Suárez) no había nada que unas cuantas asistencias no pudieran solventar. Y Dembélé pudo dar fe de ello porque Griezmann le abasteció de buenos balones que el Mosquito no supo aprovechar.

Transmitió el Barcelona buenas sensaciones en la primera parte, arrinconando al Chelsea y bailándole en el balcón del área. El tiqui taca había vuelto y a pesar de la camiseta ajedrezada, el juego culé era reconocible. Con un 4-3-3 en el que Oriol Busquets ocupaba el lateral derecho y un centro del campo compuesto por Busquets, Riqui Puig y Sergi Roberto, las triangulaciones eran una constante, aunque Griezmann y Dembélé no acababan de encontrar el espacio necesario para poner en apuros a Kepa. Conforme avanzaban los minutos se evidenció el mejor estado físico del Chelsea, que acumula dos semanas más de preparación, tiempo notorio en pretemporada. Los ingleses empezaron a estirarse y Abraham se convirtió en una pesadilla para el recuperado Umtiti. Bien el francés, que busca recuperar la titularidad tras una temporada aciaga. Así llegó el gol del Chelsea, tras un error en la salida del balón. Una mala entrega de Busquets provocó que el balón le llegara a Abraham, que batió son problemas a Ter Stegen.

La segunda parte fue un partido diferente con un Barça diferente. Once jugadores nuevo y expectación por ver el debut de Frenkie de Jong, la fiabilidad de Neto y la confirmación de Aleñá. El holandés demostró con un par de detalles que su ADN es azulgrana y que lo tiene todo para triunfar en el Camp Nou. Supo leer los pases, tanto del rival como hacias sus compañeros y estuvo bien resguardado por Rakitic. No obstante, la delantero compuesta por Carles Pérez, Rafinha y Malcom no tiene la misma pólvora que la de la dupla francesa de la primera parte. Con el brasileño dispuesto a reivindicarse, Rafinha se servía del choque para colocarse en el escaparate de los transferibles. Su futuro parece estar en el Valencia, aunque las diferencia económicas aún son notables. El Barcelona pide 15 millones por el menor de los Alcántara y en el Túria no están dispuestos a aflojar tanto la bolsa. Se lució Neto en un par de jugadas peligrosas del Chelsea, que protagonizó un carrusel de cambios, pero no pudo evitar el segundo gol ingles, obra de Barkley (min. 80). El centrocampista colocó tan bien el balón, ajustado al palo, que hizo inútil la estirada del meta azulgrana. En la prolongación, Rakitic hizo el gol dculé. Un auténtico zambombazo que se coló por la escuadra de Kepa y que llevaba un mensaje directo para los dirigentes del club catalán: "Me quiero quedar".