13
Mié, Nov

LEO MESSI «Cuando tuve el problema con Hacienda tuve en la cabeza largarme»

Deportes
Typography

El argentino analiza la actualidad del Barça en una entrevista y se desmarca de las declaraciones de Piqué contra la directiva

 

Lionel Messi, capitán y estrella del Fútbol Club Barcelona, pasó por los micrófonos del programa 'El Mon a RAC1' para analizar la actualidad del club azulgrana. En la entrevista el argentino se refirió a algunas de las últimas polémicas protagonizadas por el club catalán, como el fichaje fallido de Neymar o la expulsión de Dembélé, si bien lo más llamativo son sus declaraciones sobre su estado de ánimo tras sus problemas con Hacienda.

«Ha habido momentos en los que he terminado cansado por un montón de circunstancias. Tuve varias épocas, sobre todo en 2013 y 2014, cuando tuve el problema con Hacienda. Fue muy difícil para mí y mi familia. La gente realmente no se entera de lo que pasa en ese momento, no escucha, opina y habla. Yo fui el primero y por eso fue todo tan duro. A partir de que se ensañaron y mostraron que iban a por todo conmigo, demostrando que iban a por todos los futbolistas, se fue diluyendo. Lo mejor de todo es que mis hijos eran pequeños y no se enteraban de nada, pero lo pasamos mal. En esa época tuve en la cabeza largarme, no por querer dejar el Barça, sino por lo que estaba pasando», confiesa.

Sin embargo Messi reconoce ahora que «si me quieren, obviamente estaría encantado de quedarme. Mi idea siempre ha sido quedarme aquí, siempre ha sido así y lo sigue siendo». Y sobre la posibilidad de quedarse a vivir en Cataluña, el argentino explica que «puede pasar de todo, porque nunca se sabe, pero en principio sí, la idea es quedarnos a vivir aquí».

Eso sí, el argentino, que recuerda que lleva ya «más tiempo aquí que en Argentina», reconoce que no habla catalán: «No lo hablo porque nunca lo he hablado, siempre he hablado castellano y con la gente que habla catalán tampoco... Nunca lo he hablado fluido y seguido. Los niños sí que hablan catalán desde pequeños».

También se refiere la estrella azulgrana a las declaraciones de Gerard Piqué tras el triunfo en Getafe, donde dejó entrever que la directiva hacía escribir artículos en contra del vestuario. Y el argentino reconoce que le sorprendieron: «Gery no informa nunca de nada a nadie, y mucho menos conmigo. Sí que me sorprendió lo que dijo». «Es muy transparente y muy inteligente. Dice lo que piensa sin preocuparse de la repercusión que pueda tener. Es sincer y siempre intenta ir de cara, es muy alegre y muy divertido».

«Hace años que está en el club y sabe cómo se llevan las cosas aquí, sabe que todos nos enteramos de todo. Yo sinceramente no lo hubiera hecho porque me parece hacer la bola más grande en un momento en el que al vestuario no le convenía», agregó.

Sobre la expulsión de Dembélé ante el Sevilla y su intento de que el árbitro Mateu Lahoz no le mostrara la tarjeta roja a su compañero, Messi explicó cómo se habían producido los hechos. «Es muy difícil que le haya podido decir eso porque le cuesta armar oraciones y hablar bien como para hablar claro, le quería decir yo al árbitro. Y después el míster me respaldó con lo que dijo en rueda de prensa. Pero es verdad, nos sorprendió que él lo haya entendido tan claro porque la verdad que a Ousmane le cuesta hablar español todavía. Si bien se hace entender todo y entiende todo, es muy difícil que Mateu lo haya entendido tan claro».

Sobre su deseo de que el último verano se hubiese cerrado el regreso de su amigo Neymar, Messi reconoció su miedo a que el brasileño acabase fichando por el Real Madrid.

«Yo sinceramente pensé en un momento, sobre todo en este mercado, que si no venía acá se iba al Madrid porque pensé que él tenía muchas ganas de salir. Él lo había manifestado, tenía ganas de un cambio, de irse de París. Y yo creía que Florentino y el Madrid iban a hacer algo para llevárselo», explicó.

«A nivel deportivo es uno de los mejores del mundo y obviamente tenerlo en nuestro equipo habría supuesto tener más opciones de conseguir los objetivos. Pero también entiendo que se mire por lo que le rodeaba, por haberse marchado de la forma que lo hizo», agrega.

También se refiere Messi a la llegada de Antoine Griezmann: «No es fácil venir a jugar al Barça por la idea de fútbol. Cualquier jugador que no la haya vivido, por mucha calidad que tenga, es otra cosa y es muy difícil. Él está acostumbrado a jugar de una forma muy diferente a como lo hacemos aquí, pero seguro que lo acabará haciendo, no tenemos dudas. Es un jugador de mucha calidad y muy inteligente. Se acabará adaptando».

«Es mentira que yo no lo quisiese. Los mejores siempre son bienvenidos por el proyecto ganador que queremos todos, y Griezmann es uno de los mejores y nunca he tenido ningún inconveniente de que viniera, al contrario», añade.

Acerca de su relación con el presidente Bartomeu, Messi reconoce que hace cinco meses que no habla con él: «No hablamos desde la eliminación en Liverpool. No tengo ningún problema con el presidente, está todo bien. Hablamos, pero no nos hemos reunido porque no se ha dado la ocasión».

Tiene un recuerdo Messi para Cristiano Ronaldo, del que asegura que le gustaría tener en LaLiga: «Creo que le daba un plus a la rivalidad, al clásico y a la liga en sí».