20
Lun, Ene

TRIBUNALES ... La Audiencia Nacional abre una causa contra la Fundación Messi

Deportes
Typography

Admite el recurso presentado por un antiguo colaborador de la ONG que denunció numerosas irregularidades

(ABC) La juez María Tardón ha reabierto la causa penal de la Fundación Messi para interrogar al denunciante Federico Rettori, un cooperante argentino que trabajó para la ONG del futbolista entre los años 2012 y 2015. La magistrada de la Audiencia Nacional archivó el proceso el pasado 30 de septiembre sin escuchar al denunciante, que ratificó la querella por blanqueo ante los juzgados de Palma de Mallorca, donde reside Rettori.

El cooperante atribuye a Leo Messi, su padre, su hermano y otras personas del entorno del futbolista los delitos de blanqueo de capitales, estafa, delitos fiscales y delitos contables por los manejos con su Fundación.

Según la denuncia que incluye informaciones de ABC, los ingresos de la fundación “originalmente debían ser destinados a acciones sociales y, en cambio, fueron desviados a otro tipo de actividades privadas o cuentas distintas a las declaradas por dicha Fundación”.

La Fiscalía de la Audiencia Nacional apoyó el recurso de Rettori contra el archivo de la magistrada, que ya ordenado que se reciba declaración al denunciante, en una fecha y hora que por ahora se desconoce. Cuando archivó la denuncia, la juez Tardón explicó que el relato de hechos se basaba en informaciones periodísticas sin elementos directos que conociera el querellante, lo que según ella le restaba verosimilitud.

Sin embargo, según la querella y como desveló ABC, la Fundación Messi firmó decenas de convenios con patrocinadores que no fueron declarados ni en España ni en Argentina. Serían unos diez millones de euros en los últimos años. Los ingresos recibidos por la Fundación, cuya matriz está radicada en España, están exentos de tributación pero siempre que se destinen a fines sociales. Los contratos no declarados escaparían a esta obligación, según la denuncia, lo que supondría la comisión de los delitos atribuidos según el denunciante.

Para cobrar, la Fundación habría utilizado la misma estructura que quedó al descubierto con los tres delitos fiscales que Messi cometió a título personal y por los que fue condenado por la Audiencia de Barcelona, una pena ratificada después por la Sala Segunda del Tribunal Supremo.