05
Vie, Jun

REAL MADRID... El plan del Madrid para fichar a Mbappé como hizo con Hazard

Deportes
Typography

El francés acaba contrato con el PSG en 2022 y espera que el club blanco y el parisino negocien dentro de un año, en un pacto como el firmado con el Chelsea

(ABC) No habla, espera. A falta de fútbol, los bulos son una pandemia paralela a la vírica que ataca a Kylian Mbappé mañana, tarde y noche. El jugador está harto de verse en la diana cada día, mientras el PSG medita marcharse concentrado a Qatar porque en Francia no se juega. La posición de la estrella está definida. Tiene contrato con el París Saint Germain hasta junio de 2022 y continuará un año más hasta decidir su futuro. Espera al Real Madrid. El plan de Mbappé copia paso a paso el trazado en la adquisición de Eden Hazard.

Pedir el traspaso: en mayo de 2021 acabarán las ligas en Europa y Mbappé deberá pedir su transferencia a Nasser al-Khelaifi. Tendrá que dar personalmente ese paso previo y decisivo

La estrategia dibujada es llegar al mes de junio de 2021 para que el Real Madrid dialogue con el PSG y haga su propuesta. Florentino Pérez ha expuesto siempre que se han dicho muchas tonterías a lo largo del tiempo, pues lo único seguro es que el día que quiera fichar a Mbappé hablará directamente con Nasser Al-Khelaifi y realizará una oferta, como hizo con el Chelsea en el caso de Hazard o como dialogó con Daniel Levy para contratar a Modric y a Bale. Estas operaciones se ejecutan en comunicación directa, cara a cara, delante.

No ceder a la presión: el PSG ha hecho tres ofertas de renovación al jugador y su abogada le aconseja no firmar «una cárcel de oro»

El Real Madrid no ha hablado ahora con el PSG porque esa operación no se llevará a cabo este verano. El presidente del club español otea en el horizonte un año de transición para superar la crisis generada por el coronavirus, con el fútbol todavía parado y con la seguridad de retornar a la competición con las gradas vacías, audencia de público, la puerta cerrada, que provoca una carencia de ingresos importante para todos los grandes equipos del continente europeo.

 

Un diálogo cara a cara

En estas circunstancias excepcionales, el club blanco planifica a medio plazo y sus mejores operaciones comenzarán el año que viene. Cuando llegue el momento de hablar para fichar a Mbappé quiere llegar a un pacto de caballeros, como el firmado con el Chelsea en la contratación de Hazard o el rubricado con el Manchester City en el caso de Brahim. El ejemplo del fichaje del belga es sintomático. Le quedaba un año de contrato y el Real Madrid abonó un traspaso de 105 millones de euros, una cantidad importante. La misma filosofía se aplicará en el caso de Mbappé. El día que se dialogue, se negociará un precio justo.

La crisis del virus ha rebajado el valor de los futbolistas en la misma medida que el fútbol ha descendido a la tierra tras varios años de vivir en un cielo, volando sobre un castillo de naipes artificiales, generados por los 222 millones pagados por el PSG a Neymar. Hoy, nadie cuesta ese dinero, ni mucho menos, pues el negocio vale cero cuando está cerrado tres meses sin poder abrir la tienda. El fútbol, con el cerrojo, no produce un euro.

Se calcula que el valor de los futbolistas se ha reducido en un 20 por ciento como mínimo. El PSG pagó por Mbappé 180 millones, repartidos en dos veranos, primero como una cesión, para regatear el control financiero de la UEFA. Hoy, Mbappé no vale más de 150 millones. Y es el futbolista más cotizado del mundo por su edad, 21 años. Actualmente, ni la Juventus ni nadie pagarían 100 millones por Cristiano. Florentino Pérez hizo una buena venta para un jugador de 33 años. Ni nadie pagaría 135 por Griezmann.

Mbappé desea marcharse de la Liga francesa porque ha comprobado en sus carnes, una vez más, la poca importancia que tiene. Está bien para crecer, pero no para triunfar definitivamente como un grande del fútbol. Mientras España, Alemania e Inglaterra han trazado su regreso a la competición, Francia ha firmado el cierre y nadie echa de menos ese campeonato. Le acaban de elegir mejor goleador de la liga, con 18 tantos, y no es feliz. Solo le queda la Champions. Observa, por el contrario, que el Real Madrid se juega la Liga, a dos puntos del liderato, y le gustaría estar con Zidane, su mejor valedor para el fichaje, y pelear ese objetivo.

«No firmar una cárcel de millones de euros»

Delphine Vertheyden, la abogada que Mbappé ha contratado para diseñar su futuro, le pide saber esperar un año y forzar entonces la marcha.

Tiene que subir al despacho de Al-Khelaifi y decirle claramente que se va. Y ruega a su padre, Wilfried Mbappé, que no firme una renovación en un instante de debilidad, al clamor del dinero. «Sería atarse en una cárcel de oro», le avisa Vertheyden. «Su hijo ya no piensa en el dinero, piensa en ser el número uno del mundo».