19
Sáb, Sep

TENIS ¿Por qué ha renunciado Nadal al US Open?

Deportes
Typography

El balear explica las causas que le han llevado a renunciar al torneo estadounidense en plena pandemia

(ABC) El día después de su renuncia al US Open, Rafael Nadal ofreció sus argumentos. Vino a decir lo mismo que expuso el martes en sus redes sociales, pero lo hizo con más detalle, explicando a viva voz, en una especie de rueda de prensa telemática con televisiones, los motivos que le han llevado a no jugar en Nueva York. En esencia, el español no ve que la situación invite a ser optimista y tampoco a desplazarse para competir en la Gran Manzana, un torneo bajo lupa y del que ya han huido varias raquetas de peso. Ninguna tan importante como la de Nadal, claro. «No es un tema de miedo, pero también intervienen temas profesionales, temas de calendario...».

Dice el campeón de 19 grandes que la decisión es muy meditada, que se ha tomado un tiempo prudencial antes de dar un «no», pero lo cierto es que nunca vio con muy buenos ojos jugar en Nueva York. «Todo el mundo sabe lo que me gusta jugar ahí, es una sensación especial y difícil de describir. Pero es un sentimiento personal después de hablar con mi gente. Mi corazón me dice que no hay que hacer estos viajes largos y preferimos estar en Mallorca, aquí la cosa parece bajo control. Respeto todas las opiniones y hay que agradecer que hayan trabajado tanto para que el torneo se celebre porque muchos jugadores necesitan volver a la competición».

Como aquí manda el corazón, el mismo que le dice que lo mejor sería que no se jugará hasta 2021, Nadal se sincera. «Hay varias cosas que he considerado. La primera, la situación sanitaria: no parece que esté del todo controlado a nivel mundial y, en este caso, he optado por quedarme aquí. Segundo, el calendario es complicado: después de muchos meses sin competir, sin prácticamente margen para pasar de dura a tierra, se me hace peligroso para mi cuerpo y también para mi futuro. Y tercero, un tema de ánimo personal: la situación está como está, mi ánimo no estaba preparado para viajar a Nueva York y competir. Si voy, es para tener todos los sentidos puestos en el torneo y hoy hubiera sido complicado con todos los protocolos que tenemos y con todo lo que está pasando en el mundo».

Año perdido

Ya con 34 años, cada vez más atiende a su cuerpo y entendió que era bastante locura hacer un cambio tan drástico de superficie. Lo lógico sería que ahora jugará en Roma antes de Roland Garros, pero ni siquiera eso lo tiene claro. «A ver cómo se rehace el calendario. Espero que hayas noticias pronto del nuevo calendario después de la cancelación de Madrid», expone sin resolver demasiado las dudas. Lo que sí tiene claro es que este curso es para olvidar y no le saca nada favorable. «No creo que sea positivo para nadie. Yo voy a intentar estar lo mejor posible para 2020 y 2021, y para encarar la vuelta con la máxima ilusión y profesionalidad. He perdido un año de vida deportiva. Tengo una edad avanzada y estaba en un buen momento de mi carrera y jugando muy bien, a nivel profesional no es bueno». Eso sí, incide en que físicamente está bien y que se ha ido cuidando y reclama actitud positiva ante los problemas que van surgiendo.

Su renuncia al US Open es, insiste una y otra vez, una decisión personal (consensuada, obviamente), pero no por ello quiere decir que esa postura sea la correcta. «Respeto a los otros jugadores que decidan ir, porque tengan por ejemplo una situación diferente y quieran ganar un dinero allí que necesitan», apunta.