22
Jue, Oct

RESULTADO Y GOLES DEL BARCELONA 4 - VILLARREAL 0

Deportes
Typography

Ansu eclosiona y jubila a Messi

Koeman imprime velocidad y exigencia a un Barça alegre, arrollador y brillante

Intentó Koeman ofrecer algo más que lo de siempre, y lo consiguió desde la energía, desde las renovadas fuerzas de sus jugadores, sin Messi que deambulaba como un náufrago entre su calidad y su ausencia, pero sobre todo con Ansu Fati y su idilio con el gol. Un idilio natural, de tam-tam selvático, todo instinto, todo potencia, todo delicadeza y todo a la vez. Ansu es la luz contra la oscuridad de Bartomeu, lo que emerge entre las ruinas de la ciudad bombardeada, lo joven ante lo descrito, la única alegría de una afición asqueada.

Dos goles en 20 minutos: el primero colocación y potencia, equilibrio al primer toque, atreverse a rematar cuando a un metro tenía a Messi. La jerarquía, ¿qué jerarquía? Messi tiene un problema. Puede morir como la cocina francesa, atropellada por la aceituna esférica de Ferran Adrià, y continuar vivo muchos años, y no enterarse de que ha muerto. La temporada pasada empezamos a intuir y este año Ansu marca ya los tiempos. Marca goles y marca los tiempos, no le cambia la cara cuando lo consigue, es humilde pero consciente de que su mito crece. Messi, muy serio en la celebración de los goles de su compañero. Ansu ha cambiado de representante (ha dejado al hermano de Messi y se ha puesto en manos de Mendes) y a Messi, tras tanta arrogancia, le ha como cambiado la representación en la Tierra. Parafraseando a Yourcenar, los dioses en él Barça están muriendo pero Cristo ya ha nacido. El segundo gol, a la carrera: todo lo que Suárez fallaba, Ansu lo mete. Messi remató una vez en la primera parte, a las manos de Asenjo.

Koeman hace jugar a sus hombres con más velocidad, como si estuvieran más contentos. Veremos qué queda de estas fuerzas en marzo, en octavos o en cuartos de la Champions. Pero ni que sea en las formas, el holandés consiguió transmitir sensaciones diferentes. Es pronto para hablar de esperanza y ya no digamos de proyecto.

Ansu provocó un penalti claro: Mario se lo hizo. Messi se encaminó hacia el punto y Ansu le pasó la pelota como yo a mi hija cuando jugamos a ver quién se le cae antes. Lo normal era que Messi lo tirara pero había algo de humillante en una súper estrella, rebañando los méritos del joven que destaca; y algo de paternalismo en Ansu, que le dio el balón como aquella hermosa letra de Javier Álvarez que tanto me gusta citar: «los años de papel te vuelven a quemar, como a Norma Desmond en Sunset Boulevard». Por si al partido le quedaba alguna emoción, el Villarreal se encargó de matarla marcándose el cuarto en propia puerta: Pau. Bravo muchacho. Era justo lo que tu equipo necesitaba.

Queremos a Koeman por encima de cualquier circunstancia, y estamos dispuestos hasta a concederle a Bartomeu –si funciona– el acierto de fichar. Koeman se parece a Cruyff, fue el alma del Dream Team y marcó el gol más importante de la historia del club y el que desencadenó muchos más. Pero por amor que le tengamos, este Barça continúa siendo un geriátrico y los problemas los tiene cuando un equipo fuerte, joven y que vive del presente y no del pasado, le atropella sin piedad cuando las competiciones empiezan a decantarse. Ansu asistía a Messi y el argentino a su heredero: química en la calidad, esperemos que Messi sepa asumir sin odio ni malas artes su decadencia. Los fuego artificiales de La Mercè en el cielo del Camp Nou daban una imagen extraña, como si el Barça celebrara su primera victoria como si fuera haber ganado un campeonato. Griezmann inédito. Era más difícil encontrarle en el campo que el correo electrónico donde se establecen las comisiones de su fichaje.

Koeman dejó a Ansu sin hat-trick y le cambió en el 70 por Dembelé; mantuvo en el campo a Messi y a Griezmann, clamorosa injusticia y Pedri entró por Coutinho. El Barça descanso pero sin darle margen al rival. Finalmente Griezmann fue sustituido por Trincao. y Busquets por Pjanic. Para el barcelonismo ayer fue un día más especial de lo que parece. Ansu fue el hijo con un padre con principio de Alzheimer llevando a Messi a conocer la que será su residencia. No es aún el día en que definitivamente se queda, pero le cae una lágrima porque tiene todavía cordura para entender el largo adiós que le queda hasta la muerte.