16
Dom, Jun

Trump llevará 500 «sin papeles» al mes a ciudades demócratas

Política
Typography

El primer envío será a dos condados de Florida, un estado clave en las elecciones

Ante el colapso de los centros de acogida e internamiento de inmigrantes en la frontera, el presidente de Estados UnidosDonald Trump, ha dado la orden de que cada mes se traslade a indocumentados, en tandas de 500, a condados de mayoría demócrata en el estado de Florida, lo que ha provocado una airada protesta por parte de los líderes de la oposición.

Frustrado por lo que denuncia como la falta de colaboración por parte de los demócratas, el presidente ya había amenazado en el pasado con transportar a miles de «sin papeles» a ciudades gobernadas por la oposición. De momento, ya ha autorizado el envío de 500 inmigrantes al mes a los condados de Broward (norte de Miami) y Palm Beach, ambos de mayoría demócrata.

La Casa Blanca no ha informado de estos planes, que fueron revelados el jueves por las autoridades de los condados afectados, que han sido informadas por carta por el gobierno federal de la inminente llegada de estos peticionarios de asilo que han arribado a EE.UU. cruzando ilegalmente la frontera con México. Esas autoridades aseguran oficialmente que atenderán a todos los que lleguen.

Manipulación política

«Esto es típico de Trump. Es imposible inventarse algo así», asegura Gary Farmer, que representa al condado de Broward en el senado estatal de Florida. «Es pura manipulación política, algo ridículo. No lo dirán así, pero no es más que el envío de estos inmigrantes a condados de clara mayoría demócrata en un estado tan importante en las elecciones como el de Florida».

De momento se libra del envío el condado de Miami-Dade, que es también sólidamente demócrata, pero donde hay enclaves de inmigrantes cubanos y venezolanos que son cruciales para Trump. En ese condado reside, de hecho, el influyente senador republicano Marco Rubio y su alcalde es el republicano Carlos Giménez, defensor habitual de las políticas de Trump.

Los dos senadores que representan a Florida en el Capitolio, el propio Rubio y Rick Scott, presionados por sus propios electores, han rehusado culpar a la Casa Blanca por esta decisión y en lugar de ello responsabilizan a los propios demócratas. «Son los demócratas quienes precisamente se han negado a pactar para solucionar esta crisis», dijo Scott en un comunicado.

En abril más de 100.000 indocumentados fueron detenidos en suelo estadounidense tras cruzar ilegalmente la frontera. Tras ser arrestados, estos «sin papeles», víctimas de trata de blancas porque suelen pagar a traficantes para entran en el país, suelen solicitar asilo. Hasta hace unos meses, se les dejaba en libertad hasta que un juez decidía si les concedía la residencia norteamericana.

A los hoteles de Trump

Trump se ha fijado como prioridad impedir estas llegadas masivas y para eso está intentando construir un muro en los 3.000 kilómetros de frontera con México, de los que ya hay acabados unos 1.000 kilómetros. Además ha iniciado una política de devolver a los «sin papeles» detenidos a Mexico en caliente, una medida que ha sido llevada a los tribunales por grupos de derechos civiles.

Ante la llegada del cupo de 500 indocumentados mensuales, el alcalde del condado de Broward, Mark Bogen, tiene una propuesta: alojarles en la enorme residencia de uno de sus residentes. «Sugiero que llevemos a aquellos para lo que no encontremos hogar a alguno de los hoteles de Trump, como el complejo de Mar-a-Lago».