21
Mié, Abr

Mueren 13 policías durante una emboscada atribuida a narcotraficantes en Coatepec

Estados
Typography

Las autoridades ya han iniciado un despliegue para localizar y detener a los responsables

(ABC).- Un convoy compuesto por 13 policías estatales y de la Fiscalía de Justicia del Estado de México sufrieron una emboscada en la que aparecieron en el municipio de Coatepec Harinas, al sur del estado limítrofe con Guerrero. La celada no fue instantánea y durante la larga media que los agentes se sintieron acosados los requerimientos de refuerzos fueron constantes: «Nos están balaceado (tiroteando)», clamaban a solicitar el convoy proveniente de Zacualpan. Los audios de los agentes con ruegos de apoyo, comparticiones de ubicación, conteo de víctimas, solicitud de ambulancias o las detonaciones fueron filtradas a las redes sociales.

Dos hipótesis se ciernen sobre el trágico tiroteo acaecido a las 13 horas: o bien los asaltantes se escondieron tras un campo de maíz o el comando de la banda organizada les sorprendió en el momento en el que se preparaban para un patrullaje, precisamente como combate de grupos delictivos, desde donde fueron tiroteados por un todoterreno con armas de calibre grueso. En la carretera fueron hallados puntas de metal soldadas denominadas ponchallantas.

La escena no es nueva: 89 policías, sin contar las víctimas recientes de la emboscada, han sido asesinados a lo largo de este año en México. Pese al reforzamiento, por parte de las autoridades, de los sectores especialistas en seguridad pública, 1,21 uniformados han sido ejecutados en su gran mayoría por erróneas estrategias de combate a la delincuencia. El estado de Zacatecas, Veracruz o Guanajuato con once y diez muertos respectivamente, son los más violentos con los cuerpos policiales seguidos de Ciudad de México con siete. En ocasiones, se presentan casos curiosos como el de Zacatecas, en el que el municipio de Juan Aldama se quedó sin policías por el temor al crimen organizado. Habría una razón de peso, anteriormente fue asesinado el comisario jefe junto a un subalterno, cuyo antecesor acompañado de su escolta también perecieron a en un tiroteo en forma de emboscada. Otros cuatro agentes habrían sido asesinados en el Estado de México que daría lugar a 17 muertes con cuatro horas de diferencia.