20
Mar, Abr

Epicentro / Claudio Vargas / Cuando la miseria y la pobreza extrema se convierte en la base para comprar conciencia

Estados
Typography

Se ha dicho siempre que la miseria y la pobreza extrema, es la mejor base para poder comprar la conciencia de quién por voluntad propia no convence  a sus electores. Es pues la situación de hambruna el caldo de cultivo para que un político que conociendo la ignorancia de su gente, le ponga la carnada o trampa y entonces someta involuntariamente a quién va votar por su proyecto político.  

El político mediocre, sabe que en el fondo no es tan ignorante como parece, es más que listo. Sabe la gente pobre de las colonias populares del Acapulco del los ricos, sabe agradecer cuando se le extiende una mano. En el fondo no puede olvidar la ocasión en que un candidato a un cargo de elección popular, le mató el hambre, colmo luego se dice.  Así pues, esto que es deleznable, que nadie aplaudiría tan semejante acto de insulto, es lo que se vive en cada proceso electoral en Guerrero.

 

Eran las cuatro de la tarde, del pasado lunes 15 de marzo, el sol golpeaba la espalda de mujeres medio vestidas, que se formaban a las afueras de un centro de eventos en la zona del Acapulco de los pobres, para recibir dos pollos vivos de tamaño mediano, que sería la carnada o la trampa para vender su voto de manera anticipada. El compromiso ya estaba firmado en el momento que se le entregaban las dos aves de plumas blancas y eran metidas por la fuerza a una carga de cartón diez veces más grande que el producto que llevaba dentro.

 

Observar desde la calle la larga fila de personas, en su mayoría mujeres, era interminable. Algunos de los que hacían fila, llegaron a pensar que no alcanzan los dos pollos vivos que se les entregaba a todo aquel que cumplía con la entrega de las credencial de elector y datos particulares como la zona y la casilla donde estarían emitiendo su voto, que hasta ese momento, ya no era tan secreto.

Es el Valle de la Sabana, lugar donde se acostumbra reunir a la gente pobre y que con tal de recibir una despensa, un bulto de cemento o un rotoplas, puede aguantar sin comer y bajo el rayo del sol hasta cinco horas parados, en la espera de la ayuda que al menos en ese día le calmaría su necesidad.  Al ver tan semejante escena, me puse a preguntarle a las personas ahí formadas, cómo le hacía para que me dieran ese tipo de ayuda y quién la estaba entregando. Acto seguido, las mujeres se miraron unas y otras, como diciendo: “Yo no voy a delatar a nadie”. La respuesta después del intercambio de miradas, fue: “La verdad no sé, nosotros solo venimos a recibir esos pollos y nos vamos”.

 

No se trataba de un acto comercial, donde  la gente acostumbra comprar aves para la venta o alimento. No, a todas luces se miraba que se estaba haciendo entrega de apoyos en especie, operados por líderes que con libreta en mano, anotaban a quienes pasaban a recibir con un cartón de huevos los dos pollos vivos.

Es decir que nadie quiso revelar el nombre del candidato que conociendo la pobreza de su gente, les estaba condicionado al regalarles un par de pollos vivos. Logramos entrar al local comercial, donde varios hombres con overol de color blanco, sacaban de las jabas de plástico  las aves para meterlas a los cartones de las que pasaban a recibirlos y minutos después desaparecen del lugar sin dejar rastro.

 

Al parecer dos mujeres que serían algo así como coordinadoras de la entrega de los pollos, vestían una camisa rosa, como las que usan los integrantes del partido Fuerza por México.  Otros decían que las aves las estaba entregando un mentado Granda. Aunque todo fue un misterio, lo cierto del caso, es que ninguna autoridad electoral hace su trabajo. La entrega de dádivas o recursos públicos, se pagan con cárcel e incluso con multas, pero nada de eso los detiene. Hay fotos y videos de la entrega de recursos en especie para la gente de las colonias pobres del municipio, pero de nada sirve que se haga público, si no hay voluntad política de las instancias correspondiente de sancionar dichas conductas, tan simple porque la justicia en la entidad no existe.