02
Lun, Ago

Guerrero además de la pobreza extrema está sepultado por la violencia

Estados
Typography

 En un día un comando armado ejecutó a seis personas, hirieron a dos y secuestraron a otro en una comida en Taxco. (Foto: Guerrero al Día)

Chilpancingo Gro., 15 de junio del 2021 (Noticias Acapulco al Desnudo.com) Guerrero sigue además de marginación y la pobreza extrema, sepultado por la violencia incontenible; en un solo día, un comando armado con la mano en la cintura, ejecutó al menos a seis personas, hirieron a dos y secuestraron a uno. El gobernador del estado, Héctor Antonio Astudillo Flores, ha sido incapaz de garantizar la seguridad de los guerrerenses. Mientras él se pasea con camionetas blindadas y escoltas armados hasta los dientes, a los ciudadanos, los deja en la orfandad, a merced de la delincuencia.

Los hechos ocurridos en el poblado del Corralejo, localizado sobre la carretera federal Taxco-Ixtapa de la Sal, no fue cualquier cosa; se trata de un homicidio múltiple donde al menos seis personas fueron privadas de la vida con armas de grueso calibre, mientras se encontraban comiendo en un domicilio particular, en ese mismo acto, dos integrantes fueron heridos de gravedad y uno más fue levantado por un grupo armado.

La violencia no cesa en Guerrero, las autoridades del estado no han podido en cinco años controlar la inseguridad. Amén de que el Fiscal General del Estado, un abogado que en su vida ha tenido carrera judicial y menos ha participado en operativos tácticos como para poder enfrentar a los grupos delincuenciales que operan como juan en su casa, y dejan llorando a decenas de familias en los distintos puntos de la entidad. Es indescriptible el dolor de las familias que lloran a sus muertos. No hay palabras de consuelo, al ver el sufrimiento inacabable de hombres y mujeres que ven cómo se les va la vida en un abrir y cerrar de ojos, ante la impotencia de no hacer nada.

Cientos de policías del estado, comandantes y elementos del Ejército mexicano, Gendarmería, Armada de México, no han podido erradicar de fondo este cáncer que está acabando con la vida de los Guerrerenses. Gobiernos van y gobierno vienen, y el problema sigue siendo el mismo. La incapacidad de someter a los grupos de la delincuencia que mantienen sepultado al estado con el terror y el miedo. Cuando se terminará este infierno, habría que preguntarle al gobernado con pie adentro y otro afuera, qué hizo durante los cinco años de su administración.