23
Jue, Sep

Unidad financiera del SAT podría investigar el destino de 2 mil 600 millones de ISR de la UAGro

Estados
Typography

La Universidad Autónoma de Guerrero pobre con rector rico, estaría incurriendo en evasión fiscal un delito federal

Un escandaloso fraude recorre los pasillos de la UAGro. Algo no anda bien en esa universidad que desde hace varios años  ha dejado de pagar al menos 2 mil 600 millones de pesos en pagos de impuestos del ISR.

 

Y es que, con la llegada de Javier Saldaña a la Rectoría de la #UAGro allá por los años de 1993, la institución se convirtió en otra, para beneficios de unos cuantos y en perjuicio de la inmensa mayoría de los universitarios Guerrerenses, según relatan algunos maestros de la corriente opositora al rector.

Algunos trabajadores señalan que Saldaña Almazán es mitómano, perverso, sofista y embustero, y que vive en un mundo de ficción perfectamente creado para satisfacer su ambición económica y política, en aparente visión salido de un cuento rural del pueblito de s

Santa Bárbara, humilde y “soñador”, acude a la ciudad a estudiar y hacer riquezas y mostrar a los universitarios que un simple trabajador de intendencia puede llegar a convivir con las más altas esferas del poder.

 

Hoy se dice que Saldaña Almazán disfruta de las mieles del poder como vivir en las brisas gozando de lujos y suntuosidades a más no poder a tal grado de que según políticos como Ángel Aguirre o Félix Salgado señalan que el Rector de la UAGro posee una cuantiosa fortuna de origen inexplicable, caballos y propiedades de incalculables valor, de ahí la frase de que “no puede haber universidad pobre con rector Rico.

 

Desde su llegada como director de Planeación en el Periodo de Arturo Contreras, se sirvió con la cuchara grande gestionando programas y proyectos de los cuales obtenía de un 35% a 45% exclusivamente para sus bolsillos. Ya siendo Rector en el 2013 le apostó a lo que “más recursos deja” el área de la construcción, para ello habría que inventar nuevas carreras, construir nuevas escuelas, prometer nuevos edificios a los universitarios que cegados por la necesidad que les ocasionó años de abandono.

 

Saldaña pronto pasó de tener en el 2013 apenas una casa en las brisas y 3 camionetas de lujo así como algunas pequeñas propiedades como una casa en Costa Azul y 3 departamentos en infonavit alta progreso (uno de los cuales tenía viviendo a sus padres, y los otros dos para sus hermanas), a ser uno de los hombres más ricos y multimillonario del estado de guerrero. Propiedades, negocios, Universidades privadas, etcétera, etcétera, posee una cuantiosa fortuna. 

 

 Convirtió a la UAGro en una agencia de colocaciones para familiares, amigos, compadres, políticos Priistas, etc. Solo se necesita su visto bueno y autorización para ingresar a la UAGro pasando por el "arco del triunfo" el contrato colectivo de trabajo de ambos sindicatos el #STAUAG y el #STTAISUAGRO.

 Ahora el gran problema que se avecina ocasionado por la evasión fiscal que se refleja en un verdadero acto de defraudación fiscal tipificado como delito federal al no enterar correctamente el Impuesto Sobre la Renta #ISR de los trabajadores universitarios desde 2014, lo que se traduce entre multas, recargos y actualizaciones una deuda al fisco del más de 2 mil 600 millones de pesos.

La cifra es tan alarmante que bien haría la unidad e inteligencia financiera del #SAT investigar dónde fueron a parar esas grandes diferencias, así como los presupuestos inflados en la construcción de edificios.

 

 Vaya situación en la que está envuelto el señor de los caballos de millones (según Aguirre Rivero), por eso ha dado instrucciones a todas sus huestes de lambiscones, aduladores y zalameros a refrendar y publicar el reconocimiento a su “gestión” y todo el apoyo hacia él, a sabiendas de que se ha incurrido en un delito federal y que se tendrá que rendir cuentas ante las autoridades competentes.

 

 Y es que según dicen algunos universitarios disidentes que Saldaña está en el valemadrismo, ya no respeta ni al propio consejo universitario que desde el 2 de junio de 2017 dio instrucciones de que se timbrara la nómina de la UAGro y nuevamente el 8 de julio, el propio consejo universitario volvió a solicitar se girara instrucciones a quien corresponda, a que se realice esta medida de carácter fiscal que ajustó el ISR de los trabajadores universitarios, pues todos ellos sabían que la UAGro es la única universidad en el país que no había timbrado su nómina.