23
Jue, Sep

Apoyo internacional a la movilización pacífica en Cuba y alarma por el llamamiento al «combate» de Díaz-Canel

Estados
Typography

Representantes de EE.UU., de la Unión Europea, así como de la OEA respaldan el derecho a la manifestación de miles de cubanos y muestran su preocupación por las palabras del presidente

 

(ABC).- El mundo ha puesto sus ojos sobre Cuba en las últimas horas. Allí ha sucedido algo inéditomiles de cubanos han salido a las calles de una docena de ciudades para reclamar libertad, medicinas y el fin de la dictadura. Lo han hecho a gritos y a plena luz del día, sin miedo a la represión, que llegó, como era de esperar, pero el mensaje ya estaba en las redes sociales (a pesar del corte de internet y bloqueo de whatsapp) y se contagió a toda la isla. Cuba afronta una severa crisis económica que se ha agravado con la tercera ola de la pandemia, que no ha sido frenada, y cuyas cifras de contagios y muertos ha alcanzado su punto más alto este fin de semana

Al caer la tarde este domingo, tras varias horas de marchas y reclamos en todo el país, salieron las Fuerzas de la Seguridad del Estado para acallarlos, y el propio presidente Miguel Díaz-Canel, sorprendido ante la avanlancha inesperada de protestas (solo comparable a lo que sucedió en 1994 con el 'maleconazo'), utilizó la televisión para mandar un mensaje, una amenaza, llamando a la confrontación civil.

 

La movilización llenó de esperanza, mientras el mensaje de Díaz-Canel activó la voz de alarma en la comunidad internacional. Así la subsecretaria interina para el Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de Estados Unidos, Julie Chung, mostró su preocupación por los « llamados al combate» en Cuba y defendió «el derecho del pueblo cubano a la reunión pacífica. Llamamos a la calma y condenamos cualquier violencia». Un mensaje que fue compartido por el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, quien mostró el apoyo de Estados Unidos a «la libertad de expresión y reunión en Cuba» y ha condenado «enérgicamente cualquier violencia o ataque contra manifestantes pacíficos que ejercen sus derechos universales».

 

También mostró su alarma el senador republicano Marco Rubio. «Estoy solicitando al presidente Biden y al Secretario de Estado Antony Blinken que pidan a los miembros del ejército cubano que no disparen contra su propia gente. El incompetente partido comunista de Cuba no puede alimentar ni proteger a la gente del virus. Ahora los militares deben defender al pueblo, no al Partido Comunista», escribió en su cuenta de Twitter.

Este mismo lunes, también se pronunciaba el presidente Joe Biden, quien a través de un comunicado manifestó su apoyo al pueblo de Cuba en su llamamiento a la «libertad» y al «alivio» de la «trágica gestión» de la pandemia y «décadas de represión y sufrimiento económico», al tiempo que ha urgido a las autoridades de la isla a respetar su derecho a la protesta pacífica. Asimismo, alabó al pueblo cubano y subrayó que «hacen valer derechos fundamentales y universales». «Estos derechos, incluido el derecho a la protesta pacífica y a determinar libremente su futuro, deben ser respetados». En el texto, el mandatario pide al «régimen cubano» que «escuche a su gente« y cumpla sus necesidades «en este momento vital en vez de enriquecerse a ellos mismos».

 

Llamar a civiles a reprimir

 

Desde su cuenta de Twitter, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, reconocía «el legítimo reclamo de la sociedad cubana por medicinas, alimentos y libertades fundamentales». Y condenaba al régimen dictatorial cubano «por llamar a civiles a reprimir y a la confrontación contra quienes ejercen sus derechos de protesta».

Por su parte la vicepresidenta del Parlamento Europeo para Asuntos de América Latina, Dita Charanzová, muy comprometida con lo que sucede en Cuba, e impulsora de la resolución que exigió la liberación del expreso político José Daniel Ferrer en 2019, se sumaba a esta condena: « Los cubanos quieren cambio, y tienen el derecho de pedirlo pacíficamente. Condeno toda represión por parte del régimen contra su pueblo. Europa esta con los cubanos», escribió este lunes en su cuenta de Twitter.

 

Desde diversas ONGs también se hicieron eco de los sucesos en Cuba y denunciaron las detenciones arbitrarias y la represión contra las manifestantes. «Hemos recibido denuncias de detenciones arbitrarias de manifestantes y posibles cortes de internet. Miles de cubanos quieren vivir mejor y con libertades básicas. Ante ese reclamo justo, parece que, una vez más, Díaz-Canel solo es capaz de responder con represión», denunció José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch (HRW).

Por su parte el Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH), con sede en Madrid, responsabiliza a Díaz-Canel de la violencia contra el pueblo cubano que pudiera generar sus palabras llamando a la confrontación: «Díaz-Canel ha pedido a los cubanos que salgan a enfrentarse a los manifestantes en Cuba, también cubanos. Responsabilizamos a Díaz Canel de cualquier acto de violencia que se pueda producir tras este llamamiento».

 

Prisoners Defenders, que ha convocado una concentración este lunes a la 1 de la tarde frente al Congreso, también alertaba sobre el discurso del presidente cubano y hacia un llamamiento a la comunidad internacional, tras recoger las palabras del presidente cubano («La orden de combate está dada, a la calle los revolucionarios»). «Rogamos a gobiernos e instituciones mundiales exigir al gobierno de Cuba que cese la violencia contra los manifestantes».

 

Venezuela, Rusia y México, contra la injerencia y el bloqueo

 

En apoyo al régimen cubano se han manifestado sus principales socios o simpatizantes. Así lo reconocía el propio presidente Díaz-Canel, al menos a la hora de hablar de Venezuela, cuyo «presidente-hermano», Nicolás Maduro, « sido el primero en llamarnos», reconocía durante la rueda de prensa ofrecida este lunes a primera hora de la mañana. El canciller venezolano, Jorge Arreaza, también mostró su apoyo al régimen a través de un tuit en el que afirmó: «El Pueblo revolucionario de Cuba salió a las calles a proteger su soberanía y dignidad!»

El Gobierno ruso, por su parte, rechazó este lunes la «injerencia extranjera» en los asuntos internos de la isla y advirtió contra «acciones destructivas» que puedan desestabilizar la situación en el país. «Consideramos inaceptable que haya una injerencia extranjera en los asuntos internos de un Estado soberano y cualquier otra acción destructiva que pueda provocar la desestabilización de la situación en la isla», apuntó la portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, Maria Zajarova, que mostró la «convicción» de Moscú de que «las autoridades cubanas están tomando todas las medidas necesarias para restaurar el orden público, en interés de los ciudadanos del país y en el marco de la Constitución y la legislación nacional», según un comunicado publicado en la página web del Ministerio de Exteriores.

 

Desde México, su presidente Andrés Manuel López Obrador reiteró que Cuba es un «país libre, independiente y soberano» y consideró que no debe producirse «intervencionismo» alguno, al tiempo que ha pedido una salida de la crisis «dialogada», durante su rueda de prensa diaria. «Creo que debe buscarse una salida mediante el diálogo sin el uso de la fuerza, sin la confrontación, sin la violencia», señaló AMLO, quien subrayó que «tienen que ser los cubanos los que decidan porque Cuba es un país libre, independiente y soberano, no debe haber intervencionismo, no debe utilizarse la situación de salud del pueblo de cuba con fines políticos, eso debe quedar de lado», señalando que agentes externos «están interviniendo» en Cuba, según recoge el diario 'Milenio'. El mandatario, que ofreció su apoyo a La Habana para proporcionarle vacunas, medicinas y comida y, en este sentido, pidió suspender el bloqueo a la isla. «Nosotros vamos a estar pendientes y dispuestos a ayudar al pueblo hermano de Cuba».