20
Jue, Ene

En Michoacán y Guerrero más 260 mil hectáreas de minerales inexplotables por que la Minería está secuestrada: Leñero

Estados
Typography

Semarnat otorga permisos de explotación a los grandes empresarios extranjeros y a ejidatarios los deja en la orfandad

 

Lázaro Cárdenas Michoacán 20 de noviembre del 2021(Noticias Acapulco al Desnudo.com) El dirigente del Movimiento Minero Mexicano (MMM)  Ulises Leñero García aseguró que la minería en Michoacán y Guerrero, está secuestrada por un grupo pequeño de personas  que impide una libre explotación de más de 260 mil hectáreas con hierro, mineral que podría sacar de la pobreza a cientos de ejidatarios y pequeños propietarios.

 

Para el jurista, en ambos estados se tiene que “abrir la minería”, pues hay al menos 260 mi hectáreas de tierra con minerales en Michoacán,  que no son  aprovechados por pequeños propietarios ante la falta de permisos y que hoy mueren de hambre por la pobreza extrema en la que viven pues  se les niega el derecho para la explotación de sus tierras.

 

En medio de esta caos en el campo de la minería, Leñero García plantea descentralizar las funciones de la  Secretaría de Medio Ambiente (Semarnat) para que pueda atender la demanda del otorgamiento de permisos para explotar las tierras con hierro tanto en Michoacán y Guerrero, donde la mayoría de los campesinos padecen de lo más elemental teniendo la riqueza en casa y que debido a que no se les da ese derecho siguen sin ser aprovechadas.

 

En ese sentido, también –dijo- que tanto los diputados y senadores, deben crear leyes que permita una mejor apertura en el campo de la Minería, porque actualmente “está secuestrada”, por un grupo pequeño de acaudalados que no permiten una apertura para que ejidatarios puedan aprovechar los minerales que tienen sus parcelas. 

 

Solamente para citar un ejemplo puso la  Costa Náhuatl  que alberga 260 mil hectáreas   con minerales que hasta el momento no han sido explotadas.  Según cálculos se tiene tanto mineral tanto en Michoacán como en Guerrero, que podrían llevarse por lo menos 200 años sacando hierro.

 

El también Delegado Estatal de la Comisión Iberoamericana  de los Derechos Humanos en Michoacán, sostuvo que actualmente las empresas mineras trasnacionales, se han llevado más oro que en el tiempo de la conquista, dejando una estela de afectaciones en el medio ambiente sin que ninguna autoridad federal tome cartas en el asunto, porque estamos en la tierra de Alí Babá y los Cuarenta Ladrones.

 

Pese a que mantienen el plantón y se han manifestado debido a esta problemática que hoy se vive en el campo de la minería, han recibido una respuesta nula tanto de las autoridades locales, estatales y federales, “manteniendo una política de espaldas”.

 

En entrevista con el portal de noticias www.acapulcoaldesnudo.com, Leñero García, apuntó que entre las figuras de quienes mantienen secuestrada la minería, están: ArcelorMittal, Mimosa, Grupo Carso, Grupo México, Larrea,  Altos Hornos de México y empresas estadounidenses y canadienses, entre otras. 

 

 

Explicó que la figura de ejidos, comunidades y pequeños propietarios, no pueden explotar sus tierras porque los permisos ya fueron otorgados a poderosos empresarios extranjeros con grandes extensiones de tierra que incluso abarca a varios estados del país.

 

Pero dentro de esta problemática de la minería, hizo hincapié de la importancia de vigilar a las empresas que hoy explotan grandes extensiones de tierras con minerales y al mismo tiempo, están generando un grave problema de contaminación sin que la Procuraduría Federal de Protección del Medio Ambiente (Profepa) no mueve un dedo en atender este tipo denuncias.

 

Agregó que actualmente las mineras extranjeras se están llevando más oro del país que en el tiempo de la conquista.  Ha enfatizado que estas empresas al explotar los minerales dejan una estela de daños en el medio ambiente sin la Procuraduría Federal del Medio Ambiente, estamos en la tierra de Alí Babá y los cuarenta ladrones

 

Finalmente, el abogado agrario, hizo el llamado a los ejidatarios, pequeños propietarios de Guerrero y Oaxaca a la unidad, para poder luchar contra el secuestro de la minería y abrirla para que los que hoy mueren de hambre por la pobreza teniendo tierras con minerales, no las puedan explotar por falta de permisos.