21
Mar, May

Cerca de 400 inmigrantes fallecieron en la frontera de México con EE.UU. en 2018

Estados
Typography

En Nochevieja, los agentes estadounidenses lanzaron latas de gas contra un grupo de al menos 150 centroamericanos

Unas 376 personas indocumentadas fallecieron en 2018 al intentar cruzar la frontera entre Estados Unidos y México, según datos de Proyecto Migrantes Perdidos, una organización que monitorea las muertes de migrantes en todo el planeta. De acuerdo con esta iniciativa, en todo el mundo murieron 4.503 migrantes ilegales en tránsito y aproximadamente la mitad se ahogaron en el Mediterráneo.

La cifra en la frontera sur de Estados Unidos representa un descenso del 9,4% con respecto a la de 2017, año en el que murieron un total de 415 personas. De los 376 inmigrantes que fallecieron entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2018, 214 eran hombres, mientras que 20 eran mujeres y 4 niños. Proyecto Migrantes Perdidos desconoce el sexo de las 138 personas restantes que murieron el año pasado al tratar de entrar en la primera potencia de forma irregular.

El número de fallecidos en la frontera es uno de los datos clave que utilizan diversas organizaciones para calcular cuántos indocumentados se aventuran cada año a cruzar a Estados Unidos, una cifra que Médicos Sin Fronteras estima alrededor de los 500.000. Pero a pesar de que aparentemente fallecieron menos inmigrantes en 2018 que en 2017 entre EE.UU.-México, el número de detenciones realizadas por los agentes estadounidenses en la frontera sur -otro factor importante para realizar este cálculo- ha aumentado significativamente a lo largo del año pasado.

La patrulla fronteriza arrestó a un total de 35.905 inmigrantes en enero de 2018, una cifra que ha crecido de forma continuada hasta alcanzar las 62.456 detenciones en noviembre de 2018.

Precisamente 2018 ha sido un año en el que se ha consolidado el fenómeno de las masivas caravanas de inmigrantes centroamericanos como método para atravesar México de forma segura para intentar entrar en Estados Unidos de forma irregular. Aunque estos enormes grupos han sido un éxito para llegar hasta la frontera con la primera potencia, han resultado un fracaso como vehículo para cruzar a Estados Unidos.

Justamente en Nochevieja, los agentes estadounidenses lanzaron latas de gas contra un grupo de al menos 150 centroamericanos que intentaron atravesar el muro fronterizo con la ciudad de Tijuana, México.