20
Jue, Jun

López Obrador abrirá una universidad en la ciudad natal del Chapo

Estados
Typography

«No se deben de estigmatizar pueblos. Badiraguato es un pueblo con historia, donde vive mucha gente que merece respeto», dijo AMLO

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), visitó el viernes La Tuna, una pequeña población en el norteño estado de Sinaloa en la que nació el narcotraficante Joaquín Guzmán Loera. El objetivo del mandatario con su visita al municipio de Badiraguato —al que pertenece La Tuna— es anunciar a creación de una universidad que busca fomentar la actividad forestal.

«No se deben de estigmatizar pueblos. Badiraguato es un pueblo con historia, donde vive mucha gente que merece respeto», dijo AMLO durante su habitual conferencia de prensa matutina antes de salir para Badiraguato, municipio donde nació el capo de la droga en 1954. La visita se produce apenas cinco días después de que una corte en Nueva York declarara culpable a «el Chapo» de los diez cargos que se le imputaban, entre los que se incluyen delitos como participación en empresa criminal, distribución de cocaína a nivel internacional y uso de armas de fuego.

Badiraguato está ubicado en una zona montañosa, por lo que AMLO aprovechó para anunciar también un programa para sembrar árboles a lo largo de 50.000 hectáreas y la construcción de una carretera a través de la sierra hacía Guadalupe y Calvo, un municipio en el estado de Chihuahua. Con estas iniciativas, el gobierno mexicano espera crear cerca de 20 mil empleos en las zonas aledañas a Badiraguato.

Es la primera visita que AMLO realiza al denominado como Triángulo de Oro desde que llegó a la presidencia el 1 de diciembre de 2018. El Triángulo de Oro una extensa área de montaña en el norte de México que cuenta con un clima ideal para el cultivo de la marihuana y de la amapola, planta utilizada para producir heroína. Al ser una zona montañosa, es un área es ideal para esconder los campos de cultivo y protegerse de redadas policiales. Otra importante ventaja es que el Triángulo de Oro está tan sólo a 300 kilómetros de la frontera de Estados Unidos, el país que más estupefacientes consume en todo el planeta.