29
Mar, Sep

Guillermo Arriaga gana el premio Alfaguara de novela

Estados
Typography

El escritor y guionista ha sido distinguido por «Salvar el fuego», una novela que narra una historia de amor y violencia en el México contemporáneo

Se ve que todavía andamos, los periodistas y demás personajes que conforman el caldo de cultivo que da vidilla al sector cultural de nuestro país, un poco despistados con el nuevo ministro del ramo. En el premio Alfaguara de novelaJosé Manuel Rodríguez Uribes estaba llamado a acaparar todas las miradas de los invitados al galardón, afanados en dejarse ver, sí, pero también en ver.

Es cierto que en el cóctel previo hubo plumillas ávidos de noticias que se acercaron al ministro, que se mostró afable, cordial y sin gana alguna de pisar charcos («Vengo de sitios muchos más complicados», dijo). Pero no es menos cierto que, una vez sentados en las mesas dispuestas en uno de los salones del Casino de Madrid, hubo a quien le costó trabajo identificarle, bufanda al cuello -pese al sofocante calor que hacía en la sala-, entre Núria Cabutí, CEO de Penguin Random House, y el escritor Juan Villoro, presidente del jurado de esta edición.

Comidillas políticas al margen, fue Villoro el encargado de revelar el nombre del ganador, y para ello tuvo que cruzar, una vez más, ese charco que nos hermana siempre, pero más en cuestiones literarias. En concreto, se fue hasta México, país natal del escritor y guionista Guillermo Arriaga, que se llevó los 175.000 dólares del galardón por «Salvar el fuego», una novela, según el jurado, «polifónica que narra con intensidad y con excepcional dinamismo una historia de violencia en el México contemporáneo donde el amor y la redención aún son posibles».

Adicto a escribir

Arriaga, en cuya carrera brillan los guiones de las primeras películas de Alejandro González Iñárritu («Amores perros», «21 gramos» y «Babel»), entró en directo para agradecer el premio desde un lugar tan remoto (a 20 kilómetros de Piedras Negras, ciudad fronteriza del noreste de México) que por momentos se perdía la conexión, pero logró transmitir la potencia que desprende una novela que tardó en concluir cuatro años y medio.

«Soy adicto a escribir. Escribo entre ocho y diez horas diarias», confesó. Y, aunque armó el libro «sin saber muy bien de qué trataba», en él prima el amor, pese a la violencia, ese amor que «es la fuerza que termina por salvar el tejido social, sobre todo en sociedades tan desgastadas como la mexicana». «Vivimos un México muy escindido. La distribución de la riqueza ha creado dos Méxicos y me pareció interesante ver cómo se enfrentan esos dos extremos», remató Arriaga. Para ver qué nos depara su lectura habrá que esperar hasta el 19 de marzo, fecha de publicación en España.