04
Jue, Jun

México abatirá la curva epidémica en 30 ó 40 días, se preparan ya para la fase 3: López-Gatell

Estados
Typography

Ciudad de México., 26 de marzo de 2020. Era inminente que la vida agitada en la capital de la República se viera interrumpida ante el progreso del Covid-19 en el país. Ante las medidas anunciadas por el gobierno varios negocios tuvieron que cerrar para evitar la exposición de trabajadores y clientes de contraer el coronavirus. Ante todo, el gobierno federal advierte se prepara para la fase 3 el 19 de abril.

(La Jornada) La zona de corporativos Santa Fe, y las colonias Roma y Condesa, en otros días congestionadas, la primera por circulación vehicular, y las segundas por sus locales llenos de residentes y turistas, este miércoles lucen con pocas personas, que caminan por sus calles pese al llamado de las autoridades a permanecer en casa.

Debido a que en esta fase ya no es posible identificar la línea de contagio, insistió en aplicar la sana distancia en un radio de 1.5 metros; suspender actos o reuniones con más de cien personas, las clases hasta el 19 de abril, así como actividades laborales que impliquen la movilización de personas.

Además del cierre de establecimientos; privilegiar el cuidado a los adultos mayores y otros grupos vulnerables –personas con enfermedades crónico degenerativas y embarazadas–, entre otras medidas.

El funcionario subrayó que la estrategia de contención aplicada por el gobierno permitió prolongar el tiempo para pasar a la fase dos y resaltó que “afortunadamente” el Covid-19 es una enfermedad que “se autocontrola, por la respuesta inmune del organismo, y en un periodo máximo de 14 días desaparece espontáneamente en 90 por ciento de los casos”. En el resto –incluso hasta en dos de cada 10 casos– se puede prolongar hasta necesitar terapia intensiva.

Sostuvo que para hacer frente a la pandemia México cuenta con infraestructura sanitaria sólida. Al inicio se planteó que 69 mil 733 camas entre hospitales y equipo médico, pero luego se distribuyó otra gráfica con 87 mil 331, en la que se incluyeron 32 mil camas más.

El titular de la Sedena afirmó que en la segunda fase del Plan DN-III, denominada de auxilio, se emplearán todas las instalaciones hospitalarias militares (cinco de alta especialidad). La dependencia cuenta 2 mil 523 camas, más 50 de terapia intensiva, y 23 cuartos para aislamiento; cien ambulancias de terapia intensiva; aeronaves para trasladar insumos sanitarios; mil 738 médicos y mil 727 enfermeras, y si es necesario contratarán a 3 mil 694 más.

En tanto, el almirante Rafael Ojeda, titular de la Secretaría de Marina, indicó que tienen disponibles ocho hospitales, con 79 camas para casos graves, y 10 centros de aislamiento voluntario para 4 mil 43 enfermos. Además, 12 aeronaves –incluidas ambulancias aéreas–, buques y vehículos terrestres. Precisó que la Secretaría de Salud “es la que lleva el liderazgo”.