13
Jue, Ago

El regreso a México del avión presidencial que López Obrador no usa para ser vendido a un comprador anónimo

Estados
Typography

El presidente, quien todavía no ha utilizado la aeronave, bromeó con que posiblemente subirá para «ver cómo era la vida» antes de que en diciembre de 2018 comenzó su Gobierno

(ABC) El polémico avión presidencial de México, que Andrés Manuel López Obrador rechaza usar y lleva más de un año tratando vender, regresó el miércoles al país mesoamericano para que sea adquirido por un comprador anónimo que ya ha pagado un adelanto para hacerse con la aeronave. «Sigue el compromiso de compra, hubo una aportación de un anticipo», dijo el presidente López Obrador durante una rueda de prensa el miércoles por la mañana, la tarde en España. Nada se sabe sobre el posible comprador.

«Hoy [miércoles] llega el avión, va al hangar presidencial. Ya se terminó completamente todo el proceso de mantenimiento, lo trae la Fuerza Aérea», añadió López Obrador durante «La Mañanera», la rueda de prensa que celebra cada día de lunes a viernes y con la que intenta marcar la agenda informativa en México. El presidente, quien todavía no ha utilizado la aeronave, bromeó con que posiblemente subirá al avión para «ver cómo era la vida» antes de que en diciembre de 2018 comenzó su Gobierno, al cual denomina como la «Cuarta Transformación».

Prácticamente no han trascendido detalles sobre la operación para deshacerse de este Boeing 787 de la serie Dreamliner que estaba estacionado en un hangar en California, Estados Unidos, tras la llegada de López Obrador. En su intento de presentarse como un hombre llano, el presidente rehúsa usar la aeronave porque la considera como un lujo excesivo. «No puede haber Gobierno rico con pueblo pobre», ha dicho en público para explicar por qué no usará el avión.

En su reciente visita a Estados Unidos para reunirse con Donald Trump, por ejemplo, López Obrador tomó un vuelo comercial que hizo escala en Atlanta.

Ante la dificultad que ha experimentado el Gobierno para deshacerse de la aeronave, López Obrador propuso rifarlo en cupones de unos 24 euros en un sorteo programado para el 15 de septiembre. En principio, será un sorteo simbólico en el que se rifarán unos cien premios con un precio equivalente al del avión en la actualidad, unos 2 mil millones de pesos, cerca de 90 millones de dólares.

Es decir, en la rifa del avión presidencial, el avión presidencial no será uno de los premios que se podrán obtener. De manera provisional, en cada una de las 6 millones de papeletas estará impresa la frase «gran sorteo especial Batalla de Puebla 158 años de la Victoria. Premio Mayor, avión presidencial», según anunció el Gobierno de México en enero de este año. Poco más ha trascendido sobre este tema desde entonces. Naciones Unidas había valorado la aeronave en cerca de 130 millones de dólares.

Fue adquirido en 2012 por el expresidente Felipe Calderón (2006-2012). Pero la aeronave, llamada «José María Morelos y Pavón», nombre de un héroe de la Independencia mexicana, no estuvo disponible hasta 2016 durante el Gobierno del ex presidente Enrique Peña Nieto (2012-2016). En ese momento, el Gobierno acordó pagar unos 218 millones de dólares para hacerse con la aeronave. Mandar el avión a California fue una de las primeras medidas que adoptó López Obrador tras tomar las riendas del país latinoamericano.