23
Mar, Jul

Llevo diez años esperando la justicia en Guerrero y no llega por la corrupción que hay: Policarpio

Gobierno
Typography

Demandó a un líder corrupto del mercado de la Diana y el actuario le falsificó su firma; el juez de control le dijo que no es delito porque no hay daño acusa

Acapulco Gro., 07 de febrero del 2019(Noticias Acapulco al Desnudo.com) El comerciante Policarpio Pineda Baltazar, lleva diez años esperando que la justicia en Guerrero y no llega por la corrupción que hay en el aparato de impartición de justicia en el Poder Judicial.

El suplicio de Pineda Baltazar comenzó el año 2007, cuando demandó por la vía civil al líder corrupto del mercado de la Diana, Felipe Martínez Reinoso en un juicio 305 de rendición de cuentas, denuncia que por supuesto no prosperó por la corrupción que –dijo- hay en el Poder Judicial.

Luego, al compañero del líder de ese mercado, Bolívar García Picaz fue denunciado también por falsificación de documentos y firma. Sin embargo, aunque le ofrecieron 5 mil pesos para que se desistiera de la demanda, no reculó, por el contrario, pidió a la entonces magistrada Adela Román Ocampo, la revisión del caso, porque no había sido notificado y en respuesta, siguió el proceso de su denuncia ante un juez de control.

A diez, años de su peregrinar, Pineda Baltazar, sentía cerca la acción de la justicia. Llegó a pensar que aunque no era como lo marca la Constitución, que sea “pronta y expedita”, algún día le harían justicia.

Sorpresa se llevó el hombre, que no sabe leer ni escribir, pero que estuvo apunto de meter a la cárcel a un abogado y ex presidente municipal de Acapulco, a saber, Alberto López Rosas, en juicio que interpuso en su contra, pues resulta que un actuario del Poder Judicial, le falsificó su firma en un supuesto acuerdo.

Al darse cuenta de tal hecho, demandó ahora al actuario, tras un largo proceso, le pidieron que mediante un perito, demostrada el acto de la falsificación de la firma, lo cual con mucho sacrificio y tras un desgaste físico, el comerciante, logró acreditar que el actuario, había incurrido en falsificación de su firma en un supuesto acuerdo.

Pero lo más grave de todo este asunto, es que Policarpio Pineda, en su ignorancia, le preguntó al juez de control, “si era delito la falsificación de una firma y este le contestó que no, porque no había un daño”.

Para el comerciante, el juez de control, está protegiendo o cuidando al actuario del Poder Judicial, porque son los mismos. Hizo un llamado del gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores y al presidente del Tribunal Superior de Justicia, para que “ya no se permita que se lucre con la impartición de justicia”. A diez años, sigue peleando porque no se burlen de una persona humilde y analfabeta, pero decente.