24
Mar, Nov

La nieta de Eunice Kennedy usa su mismo vestido de novia de Dior para su boda en Miami

Mundo
Typography

Un elegante diseño palabra de honor con escote en forma de corazón y voluminosa falda, acabada en gasa y decorada con jaretas bordadas

(ABC) En un primer momento, Eunice Kennedy Shriver tenía pensado contraer matrimonio con Michael «Mikey» Serafín García el pasado fin de semana frente a 200 invitados. Pero unos meses antes de la boda y debido a la pandemia provocada por el coronavirus, se vieron obligados a recortar de manera notable la lista de invitados y únicamente asistieron a la ceremonia sus familiares más cercanos. «Ambos pertenecemos familias muy numerosas», señaló Eunice a la revista «Vogue». «Así que solo pudieron venir nuestros padres y hermanos junto a sus familias, en total 32 invitados. Esperábamos que las cosas se hubieran calmado para octubre, pero nos dimos cuenta de que tal y como están las cosas, no podíamos pedir a nuestros invitados que viajasen hasta Florida para acudir a un evento tan grande», razonó.

Para este día tan especial, la nieta de la legendaria filántropa y fundadora de Special Olympics para gente con discapacidad, Eunice Kennedy, escogió el vestido de novia de Dior que su abuela lució en su boda el 23 de mayo de 1953. «Mi abuela lo llevó en su boda con mi abuelo, y 67 años después, lo usé yo para casarme con Mikey», dijo Eunice. «Con el paso del tiempo, el vestido ha pasado a un tono marfil vainilla francés, y tiene algunos agujeros, pero no me importó». Lo sorprendente es que el día de sus respectivas bodas, ambas tenían prácticamente la misma altura y el mismo tamaño de cintura, por lo que no tuvo que hacer ningún ajuste y el vestido le quedó perfecto. La joven contó con la ayuda de Ever After Miami para restaurarlo y crear un nuevo corpiño y un velo color marfil a juego. «El vestido era tan delicado como un pañuelo de papel», dijo Eunice. «Así que tuvimos que manejarlo con mucho cuidado. ¡Tenía miedo incluso de sentarme!». El resultado fue impresionante y quedó un precioso vestido palabra de honor con escote en forma de corazón y voluminosa falda, acabada en gasa y decorada con jaretas bordadas.

Por su parte, el novio lució un esmoquin Brioni y una pajarita y zapatos de Tom Ford. Las dos hermanas menores de la novia, Chessy y Carolina, acudieron como damas de honor con vestidos azules a juego de Jay Godfrey. La ceremonia se llevó a cabo en la Iglesia de San Patricio (Miami), la iglesia católica en la que la familia de la novia ha acudido todos los domingos durante generaciones y donde ella misma sirvió como monaguilla durante 15 años. «Nunca hubo dudas sobre el sitio de la ceremonia. Tuvimos una boda católica tradicional con una misa completa. Nuestras familias solo llenaron los primeros bancos», confesó durante su entrevista con «Vogue». «Podría haber parecido físicamente vacía la iglesia con solo 32 invitados», agregó Mikey. «Pero la energía de ese día llenó la sala. Fue el mejor momento de mi vida. Mientras caminaba por el pasillo con mi madre y cuando vi a Eunice entrar con su padre, fue difícil contener las lágrimas. Era la novia más hermosa de todas».