21
Mié, Abr

Muere Jorge Martínez Reverte, el periodista que quiso contar la Guerra Civil

Mundo
Typography

El escritor madrileño, autor de numerosos ensayos y novelas protagonizadas por el popular personaje de Julio Gálvez, ha fallecido en su domicilio de Madrid, a los 72 años, tras confesar hace menos de un mes que padecía un carcinoma

(ABC).-El periodista e historiador Jorge Martínez Reverte (Madrid, 1948) murió en la tarde de ayer, en Madrid, a los 72 años. El autor de las famosas novelas protagonizadas por Julio Gálvez, su personaje más popular, había confesado hace menos de un mes que padecía un carcinoma. Recientemente había pasado unos días ingresado en el hospital, hasta que fue dado de alta y regresó a su domicilio para continuar con la convalecencia.

 

Desarrolló toda su carrera entre el periodismo y la literatura, cultivando ambos géneros con la misma pasión y dedicación. Quizá por eso se le dio tan bien retratar a ese inquieto redactor de la ficción con el que hizo su primera incursión en el mundo editorial, en 1973, con ‘Demasiado para Gálvez’, y que le acompañó durante toda su vida. Siempre con su máquina de escribir y su papel carbón, que con el paso del tiempo dieron paso al ordenador y al móvil, al igual que el resto de la sociedad, pero sin que su personalidad ni su humor se vieran alterados lo más mínimo.

 

‘Soldado de poca fortuna’

Junto a su hermano, el también escritor Javier Reverte, escribió en 2001 las memorias de su padre, ‘Soldado de poca fortuna: Jesús Martínez Tessier’, un cabo del Ejército Republicano que, como tantos otros españoles, no se presentó voluntario, sino que fue reclutado por leva para combatir en la guerra del 36. «Políticamente, era anticomunista y detestaba a algunos personajes. Por ejemplo: al Campesino, que fue su jefe, un tipo muy cruel. A La Pasionaria y a gente como Alberti también los detestaba, como a algunos de Falange porque animaban, hacían propaganda y enviaban a otros a las trincheras. A Ridruejo, especialmente, porque inventó aquella frase: “Rusia es culpable”, que llevó a treinta y pico mil falangistas a la División Azul», contaba a ABC, en una entrevista con motivo de la publicación.

Aquella experiencia junto a su hermano le hizo meterse de lleno, este vez él solo, en la mayor carnicería de la Guerra Civil con uno de sus mejores libros, ‘La Batalla del Ebro’ (2006). Un año después hizo lo propio con ‘La batalla de Madrid’, donde el escritor probó, por primera vez, que las matanzas de Paracuellos fueron programadas por dirigentes de dos fuerzas políticas, la CNT local y las Juventudes Socialistas Unificadas. No se tenía ninguna constancia de este acuerdo, sólo intuiciones. «Santiago Carrillo negó siempre su implicación, pero aporto un documento que habla de la dirección de las JSU, que era una organización comunista a pesar de su nombre, en la Consejería de Orden Público de la Junta de Defensa de Madrid. Los dos responsables eran él y José Cazorla», contaba a ABC en 2009.

 

A estas obras le siguieron otros siete ensayos históricos más, algunos centrados igualmente en el conflicto fratricida español, como ‘El arte de matar’ (2009); en la lucha contra la dictadura de Franco, como ‘La furia y el silencio’ (2008), y en la Segunda Guerra Mundial, como ‘La División Azul. Rusia, 1941-1944’ (2011). Su último libro de historia se ocupó de la matanza de los abogados laboralistas de Atocha, en 1977.

Desde finales de la década de los 70, Reverte ejerció de periodista para numerosos medios de comunicación españoles y colaboró con periódicos y revistas como ‘Posible’, ‘Ciudadano’, ‘Triunfo’ o ‘Cambio 16’. También trabajó para la agencia Pyresa y fue director general de Radio Televisión de Madrid y director de informativos no diarios de TVE. En 2009 obtuvo el premio Ortega y Gasset al mejor trabajo de prensa por un reportaje publicado en ‘El País’, donde colaboraba desde 1980, en el que narraba el fallecimiento de su madre: ‘Una muerte digna’.