02
Lun, Ago

Cumplen seis meses de plantón el Movimiento Minero Mexicano, los gobiernos ni lo ven ni los escuchan

Mundo
Typography

La lucha porque los campesinos exploten sus tierras con minerales, mientras ellos mueren de hambre está frenada, mientras que a los inversionistas extranjeros le dan luz verde

 

Acapulco Gro., 22 de mayo del 2021(Noticias Acapulco al Desnudo.com) Ya se cumplieron seis meses de plantón del Movimiento Minero Mexicano, en las puertas de la acerera más grande de Latinoamérica, ArcelorMittal, propiedad de un hindú podrido en billetes, en la demanda de que los gobiernos les permitan a los campesinos de Guerrero y Michoacán explotar sus tierras con minerales.

 

Y es que mientras el gobierno federal  y estatal, permite que los extranjeros poderosos dueños de empresas acereras, hagan el gran negocio de su vida, a los pobres campesinos mueren de hambre al ser dueños de sus tierras con minerales pero sin tener los permisos para explotarlas.

 

El abogado Ulises Leñero, un hombre de lucha que encabeza la defensa de los ejidatarios de los dos estados vecinos, ha informado que en este gran movimiento ya se juntaron al menos 8 estados del país, que tiene la misma problemática y que han presentado una Controversia Constitucional contra el ejecutivo federal y el Congreso de la Unión, porque mientras a empresas extranjeras le dan todas las facilidades para que exploten tierras de ejidatarios que le compran a bajo precio el kilo de hierro y otros minerales, a otros que campesinos con grandes extensiones de tierra los tienen en el olvido.

 

Con la constitución en la mano, Ulises Leñero, dice que los minerales son de los mexicanos, luego entonces, por qué el gobierno federal, “no hace valer ese derecho de los campesinos de explotar sus tierras”, por qué a los extranjeros, les dan y les acomodan la ley para hagan el  gran negocio de su vida, en medio del silencio de diputados locales, federales y senadores que sirven a los intereses de la clase política más que servir al pueblo.

 

Son seis meses de plantón en Lázaro Cárdenas, Michoacán, son meses de exigir no otra cosa, que no sea el derecho de los ejidatarios a trabajar su tierra para salir de su miseria. Es pues el pedir lo que el gobierno federal y estatal, deberían dar a los dueños de tierras con minerales, los permisos para que puedan vender y aprovechar sus recursos naturales y puedan salir de la pobreza extrema en la que se encuentran.

 

Tal parece que a los gobiernos, diputados y senadores, ni ven ni oyen el clamor de campesinos que llevan meses luchando por un derecho. Esos parásitos de un sistema de gobierno, que les importa más un puesto o un cargo de elección popular que ver la demanda sentida de un pueblo hambriento y con sed de justicia.

 

Al paso que van, si los gobiernos no atienden esta demanda, el pueblo se va levantar y va correr la sangre. Nadie puede vivir en paz, felicidad en un país, donde mientras la clase política hace negocio con los grandes magnates hindúes dueños de acereras, mientras al pueblo lo matan de  hambre. Al rato que no lloren cuando empiece la exigencia con otros métodos de lucha más agresiva, porque en este país, las luchas pacíficas no sirven.