04
Mar, Oct

La Justicia investiga a Trump por su papel durante el asalto al Capitolio

Mundo
Typography

La diputada republicana Cheney se ha convertido en su mayor crítico y le acusa de renunciar a sus obligaciones

(ABC).-Ya lo consiguió una vez, y está convencido de que puede volver a hacerlo. Donald Trump planea su regreso a la primera línea política con los poderes establecidos en contra, incluidos no pocos en su propio partido. Por eso ha comenzado una campaña para impedirle un regreso a la Casa Blanca en la que los demócratas no están solos. La diputada republicana Liz Cheney, espina en el costado del expresidente, difundió este pasado martes un vídeo en que el último jefe del Pentágono con Trump acusaba a este, bajo juramento, de mentir al decir que quiso movilizar a la Guardia Nacional para proteger el Capitolio durante el saqueo de 2021. Y el Departamento de Justicia, además, filtró durante el regreso de Trump a Washington para un discurso, el mismo día, que la Fiscalía le investiga por su papel en la insurrección, algo que bien podría acabar en cargos por la vía penal.

Las revelaciones sobre el asalto al Capitolio no hacen mella en los votantes de Trump

Trump sugiere que indultará a los condenados por el asalto al Capitolio

Como la primera vez que se presentó, en 2016, Trump tiene ante sí un vacío: no tiene acceso a las redes sociales que usan los demás políticos y los periodistas, y ni siquiera la cadena conservadora Fox News, en la que reinó los cuatro años de su presidencia, emitió su discurso del martes en directo. Cosa insólita en un expresidente, su visita a Washington fue para dar un discurso, pero no fue recibido por más líderes políticos que los que participaban en el mismo congreso que él, todos considerados conservadores trumpistas. Aun así, el ambiente en el hotel en el que apareció era extático, y le acompañaban los gritos de «¡cuatro años más!». También hubo, es cierto, protestas en la calle.

Trump tiene también hoy más adversarios que en 2016, sobre todo después de sus falsas denuncias de fraude electoral y su papel en la insurrección de 2021. Hay no pocos conservadores que imploran a su partido que pase página y opte por un conservador con aires nuevos que pueda ganarle a unos demócratas debilitados por la marcha de la economía. Entre ellos está el líder de la minoría en el Senado, Mitch McConnell, y también la diputada Cheney, que se presenta a la reelección en noviembre y bien puede perderla por la oposición de Trump, según reflejan las encuestas.

Duras críticas

Cheney, hija del exvicepresidente Dick, ha aceptado la invitación para ser vicepresidenta de la comisión que investiga el saqueo del Capitolio, y desde la tribuna, mazo en mano, ha hecho algunas de las críticas más duras a Trump en Washington, y la competencia para ello es abundante. En la vista oral de la semana pasada le acusó de negligente, de haber renunciado a su juramento y de haberse puesto por encima de la democracia en su fracasado intento de perpetuarse en el poder.

El lunes, tras el discurso en que Trump anunció en la capital que estudia presentarse a primarias, la comisión en la que está Cheney emitió un vídeo en que interroga al último secretario de Defensa de Trump, Chris Miller. Este último dijo bajo juramento que el expresidente nunca le dio la orden formal de tener 10.000 soldados listos para ser desplegados en el Capitolio el 6 de enero de 2021. «Nunca se me dio ninguna dirección u orden, ni supe de ningún plan de esa naturaleza», dijo Miller en el vídeo. «No hubo ninguna dirección, no hubo ninguna orden del presidente», añadió, contradiciendo a Trump, quien mantiene que ofreció a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y la alcaldesa de Washington, Muriel Bowser, movilizar tropas, y ellas se negaron.

En general, la comisión, en la que los demócratas son mayoría, ha demostrado con documentos, vídeos e interrogatorios que Trump no se opuso al saqueo del Capitolio, que invitó a sus seguidores a caer sobre este, y que albergó hasta el último momento la esperanza, apenas disimulada, de que la insurrección le permitiera perpetuarse en el poder. Esta comisión, sin embargo, solo emitirá un informe, y no puede imputarle delito alguno a Trump. Eso le compete a la Fiscalía, que depende del Departamento de Justicia, y ya está tomando sus propias medidas.

Cheney, hija del exvicepresidente Dick, ha aceptado la invitación para ser vicepresidenta de la comisión que investiga el saqueo del Capitolio

Según reveló el mismo lunes el diario 'The Washington Post', el Departamento de Justicia ha recurrido ya a un gran jurado en Washington para investigar los esfuerzos del expresidente y su círculo más cercano para nombrar falsos electores y presionar al exvicepresidente Mike Pence para que anulara las elecciones de 2020. Un gran jurado juega un papel crucial en el proceso penal de EE.UU., pues sirve al fiscal para decidir sobre imputaciones con pena de cárcel.

Según el Post, el que fue jefe de gabinete de Pence, Marc Short, y su abogado, Greg Jacob, comparecieron ante ese gran jurado en los días recientes, y fueron interrogados por los fiscales federales sobre las conversaciones que mantuvieron con Trump y sus socios sobre las presiones a Pence.

Necesidad de control

El 6 de enero de 2021 tenía lugar en el Capitolio una ceremonia en la que el vicepresidente Pence certificaría los resultados de las elecciones de dos meses antes, proclamando a Biden ganador. Hasta ahora, esa ceremonia ha sido algo protocolario, sin sorpresas. Trump se negó a aceptar los resultados, denunciando un falso fraude que han desmentido todos los tribunales posibles, incluido el Supremo. Trump convocó a una marcha, y tuvo un mitin aquel día ante la Casa Blanca, al final del cual dijo que marcharía con los manifestantes hasta el Capitolio, que está a apenas dos kilómetros. Una turba, entre la que había integrantes de grupos violentos como los llamados Proud Boys o los Oath Keepers, descendió sobre ese edificio donde tiene su sede el poder legislativo.

 

Según las encuestas, solo uno de cada cinco republicanos cree que Trump fue responsable de la insurrección, en comparación con un 90 por ciento de demócratas

Normalmente un candidato a la presidencia no lo anuncia formalmente hasta bastante más tarde, pero Trump quiere controlar su partido, e impedir que le salga una competición ya incipiente, sobre todo dada la popularidad del gobernador de Florida, Ron DeSantis. Varias filtraciones de colaboradores suyos apuntan a que puede hacerlo antes incluso de las elecciones parciales de noviembre.

Según una reciente encuesta de Marist Poll para NPR y PBS, solo uno de cada cinco republicanos cree que Trump fue responsable de la insurrección, en comparación con un 90 por ciento de demócratas, y lo más importante, un 75 por ciento de independientes. Eso apunta a que aunque ganara las primarias con holgura, las posibilidades de Trump en unas elecciones generales no son tan halagüeñas.